El saxofón en España en el s. XIX. Los primeros métodos españoles para saxofón.

Es significativo que, cuando una persona quiere hacer una consulta acerca de la historia del saxofón, prácticamente toda la bibliografía existente, a excepción de un par de libros, se encuentre en inglés o sobre todo en francés. Esto último es lógico, ya que debemos tener en cuenta que fue en Francia donde se inventó y se dio a conocer. Si se consulta esa bibliografía, se puede encontrar información referente al inventor del instrumento, Adolphe J. Sax, así como datos acerca de la evolución del saxofón a lo largo del s XIX, compositores que escribieron para el instrumento y algunos intérpretes destacados , pero siempre en Francia, Inglaterra, Alemania o Estados Unidos. Es muy difícil encontrar alguna referencia a nuestro país en lo que a historia del saxofón se refiere.

¿Cómo llegó el saxofón a nuestro país? ¿quiénes fueron los primeros saxofonistas? ¿qué música interpretaban?

Para poner al corriente a los lectores que desconozcan el origen del saxofón, brevemente diré que el saxofón fue inventado por Antoine Joseph Sax, nacido en Dinant ( Bélgica) en 1814, conocido desde su infancia como Adolphe. Lo presentó en 1841 en la primera Exposición de la industria belga y más tarde, concretamente el 3 de Febrero de 1844 en París, interpretando él mismo al saxofón bajo, en la Sala Hertz, una adaptación de Berlioz de una obra propia, titulada Chant Sacré. Al año siguiente, 1845, una resolución ministerial impuso dos saxofones en las bandas de música de los regimientos de infantería franceses.

Rápidamente el saxofón se introdujo progresivamente en las bandas de música militares de toda Europa. Las ventajas que ofrecía para este tipo de formación eran muchas: a las propiedades que su sonido y capacidad de empaste con el resto de instrumentos así como variedad de registros con los distintos miembros de la familia, había que añadir por un lado, que su potencia de sonido era necesaria en un conjunto que frecuentemente realizaba su actividad al aire libre, y por otro, al estar construido de metal, podía ser empleado en condiciones atmosféricas adversas. Estas últimas cualidades, en principio tan poco “musicales”, son lasque hicieron disminuir el número de oboes y fagotes a favor del saxofón.

Según F. Hemcke, el saxofón fue introducido en las músicas militares en España en la década entre 1850-1859. Se desconocen las fuentes de este autor norteamericano pero coinciden con los datos que se conocen sobre la llegada del instrumento a nuestro país. Es de suponer que la condición de país vecino, haría que el saxofón no tardara mucho en ser conocido a este lado de los pirineos. En un extraño libro titulado “Diccionario de rarezas, inverosimilitudes y curiosidades” de Vicente Vega, el autor dice que los primeros saxofones llegaron a España alrededor de 1850, concretamente al bazar Casa España, de Barcelona, en cuyo escaparate se encontraba expuesto. Al parecer, los transeúntes barceloneses le llamaban, “la cachimba sonora”, sin duda por su forma.

En Noviembre de 1852 se produce la reorganización de las músicas y charangas de la Infantería españolas, fijando en 42 el número de instrumentistas, pero aún no se incluyen los saxofones de forma oficial.

Hay que señalar que alrededor de mediados del siglo XIX comienzan a proliferar en nuestro país las agrupaciones de música y se forman las primeras agrupaciones municipales modernas. Estas bandas de carácter civil adoptaron algunas características de las formaciones militares, como por ejemplo la instrumentación, la marcialidad y el estilo de sus uniformes. Estos conjuntos civiles eran apreciados en los pueblos por sus conciertos y por sus actuaciones en las celebraciones cívico-religiosas. Además era un medio de ofrecer una educación musical a las personas jóvenes. Algunas de estas primeras Bandas Municipales son las de Málaga (1859), la Banda Municipal de Albacete (1861), la de Palencia (1870) y es significativo que aun existiendo en el levante español una gran tradición de bandas de música, la Banda Municipal de música de Valencia no se fundara hasta 1903, la de Alicante en 1912 y la de Castellón en 1925, aunque contaban con antecedentes desde los años 80 del s.XIX.

A pesar de esto con anterioridad se conoce la existencia de agrupaciones musicales que ejercían el papel de banda municipal. Tenemos un claro ejemplo en la considerada primera Banda musical de carácter civil, La Primitiva de Lliria (Valencia,) que fuera fundada en 1819.

La muestra de esta doble vertiente de las bandas de música la demuestran los certámenes de bandas de música como el de Valencia (creado en 1886) y que en 1888, el certamen distinguía entre sus participantes, bandas militares y civiles. Este y otros certámenes similares en el levante español promovieron enormemente el desarrollo de las bandas de música civiles.

Al parecer los primeros saxofonistas españoles de la época aprendían de forma autodidacta, bajo la tutela de los Músicos Mayores o directores de agrupaciones; a pesar de existir métodos de saxofón de autores franceses, como el de Cokken, Klosé, Mayeur, es de suponer que no llegaron a España. Incluso en este país, Francia, la mayoría de saxofonistas eran autodidactas o clarinetistas que atraídos por la inicial facilidad de emisión y digitación, tocaban de forma más o menos despreocupada. Esta circunstancia, que derivaría en ausencia de verdaderos especialistas en el saxofón sería terriblemente negativa en la creación de un repertorio de calidad, ya que, los compositores no escribirían para un instrumento que no era tocado con garantías, y a su vez, los músicos no se sentían atraídos por un instrumento que carecía de un repertorio interesante. Habrá que esperar a comienzos de s. XX para que esta circunstancia comience a cambiar.

Pero en pocos años, la evolución y la cantidad de saxofonistas, va creando la necesidad de métodos de estudio.

El primero del que se tiene constancia en España es el de Jose María Beltrán y Fernández. Nacido en Valencia en 1827, es el director de banda militar más condecorado que se conoce.

Laureado con la Cruz de San Fernando de 1ª clase. Músico Mayor por oposición desde 1849, fue Director de la Banda del Regimiento de Infantería de Zamora nº 8. En 1871 publicaría su “Método completo de saxofón, aplicable a los de todos los tonos”, publicado por el editor Antonio Romero en Madrid. Este libro fue usado durante años. Este autor, al parecer, no era especialista en el saxofón, escribió igualmente otros libros similares para diversos instrumentos (Cornetín, Fliscorno y Flauta). En su calidad de músico mayor, y director de banda, debía conocer las particularidades de diversos instrumentos, pero es discutible su especialización. Como era costumbre en la época, en este libro, los ejercicios se aplicaban a selecciones o fragmentos de operas conocidas, como ya hicieran otros autores contemporáneos.

Pero habría que esperar unos años para que un autor realmente conocedor del instrumento, realizara un libro con autoridad

Buscando información al respecto en los tratados de instrumentación españoles del s XIX, hallé un “Tratado en compendio de Educación Musical e Instrumentación de Banda” publicado en 1889, y escrito por Juan Marcos y Más, Aquí el autor da instrucciones de las cualidades y virtudes del instrumento y comienza su descripción del mismo con esas frases:

«...Es inapreciable la riqueza con la que ha venido a dotar las bandas, Adolfo Sax, con la invención de la familia de los saxofones; la aparición de uno solo en una banda, por numerosa que sea, se hace notar inmediatamente... » «...su timbre redondo, dulce, sonoro, hermoso y simpático, se presta a desempeñar todo género de música...»

La simpatía que el autor mostraba por el instrumento no me pasó desapercibida y más tarde encontré la explicación. De su biografía no pude obtener ni la fecha ni el lugar de su nacimiento, pero sí otro dato casi más interesante. había escrito un libro que se encontraba en prensa allá por 1889, titulado “Método de Saxofón y Sarrusufón” . Para aclarar diremos que el sarrusufón es un instrumento diferente del saxofón, construido en metal con la misma digitación y de forma cónica. Se debe a Sarrus, el que toma su nombre, director del 13 regimiento de Ligne. Adolphe Sax acusó a Saruus de plagio y de violar la patente que Sax tenía sobre los saxofones. La fuerte influencia del constructor impidió que este instrumento alcanzara desarrollo alguno y cayera finalmente en desuso.

Juan Marcos y Más formó parte de la Banda de Música del Real Cuerpo de Guardias Alabarderos, actual Guardia Real, actuando como no, de saxofonista. Posteriormente fue Maestro y Director de la Banda Municipal de Música de Albacete, cargo que ocupó hasta su muerte en 1910.

Un ejemplar de este libro se encuentra en la Biblioteca Nacional de Madrid.

Su autor formaba parte de la Junta Provincial de Albacete para promover la concurrencia a la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Fue precisamente en esa exposición donde dicho método fue premiado con Diploma y Medalla de Bronce. El Dictamen emitido por el Jurado Internacional decía:

«El Jurado de Premios de la Exposición Universal de Barcelona concede Medalla de Bronce y Diploma a D. Juan Marcos y Más por su “Método de Saxofón y Sarrusufón” por lo completo, extenso y práctico, con ejemplos muy atinados y dibujos que demuestran la construcción y el manejo del Saxofón y el Sarrusufón.. ».

Asimismo la prensa local de Albacete también se hizo eco de la aparición del citado método. Concretamente el diario La Correspondencia, en su número del martes 30 de Abril de 1889, describía y elogiaba el trabajo de su autor:

«...viendo sus páginas es como se comprende el dominio que su autor tiene sobre el saxofón, ese instrumento de tan raro uso y en el cual , hasta hoy, solo el señor Más ha sabido componer música de tan dulces inspiraciones como la obra del mismo autor Los Ecos.» «...un estudio comparativo de dicho instrumento, del modo de tenerlo y digitar en sus llaves, de la embocadura, de la emisión del sonido, de la respiración durante la ejecución, observaciones generales, explicación de las articulaciones en el saxofón, una tabla de trinos...»; «..en fin, el Método compuesto por el señor Marcos y Más es el estudio más completo que hasta este día se he hecho del saxofón y sarrusufón».

Este dato da bastante que pensar sobre el uso que del saxofón se hacía a finales de la década de los 80 del s XIX. No sabemos si realmente era “de tan raro uso” como el autor de la crónica refiere,
por lo que debe ser tomado con reservas. Lo que sí me parece realmente interesante es la reseña de una obra para saxofón del autor del Método, Los Ecos.

En esta época esta muy de moda realizar Fantasías sobre operas de éxito, que eran igualmente adaptadas para instrumentos diversos, de aquí el interés de los saxofonistas en rescatar del olvido obras originales para nuestro instrumento. La búsqueda de la que puede ser una de las obras españolas escritas especialmente para el saxofón no ha sido fructífera por el momento, aunque se trabaja en ello.

El libro escrito por Juan Marcos es sin duda muy completo. A la explicación minuciosa de su mecanismo, le sigue una reseña de notables reformas introducidas por el propio autor en el saxofón. Estas reformas consistían en adiciones de llaves para realizar trinos, y palancas para pasajes en los graves. Estas reformas no fueron patentadas y no llegaron a cuajar. Hay que recordar que el saxofón en esta época todavía no era ni mucho menos parecido al actual en cuanto a su mecánica. Como muestra podemos reseñar que Adolphe Sax, aún vivía y hacía menos de diez años que había registrado su tercera patente sobre el saxofón (1880).

Nos encontramos por lo tanto, ante un verdadero estudioso del saxofón, que en aquellos años dedicó su esfuerzo y tesón a la difusión de un instrumento todavía en evolución. En su empeño por dar a conocer su libro de saxofón, envió una instancia a la Escuela Nacional de Música y Declamación, en la que solicitaba el examen de su Método.

Para tal fin, en la citada institución, se creó una Comisión, que en su Dictamen de fecha 28 de Noviembre de 1889 decía:

«La comisión de Profesores de la Escuela Nacional de Música y Declamación..{...}, reconocen, que la obra del señor Marcos, llena en todas sus partes el deseo y objeto de su autor, que es hacer perfectos profesores en tan delicados y difíciles instrumentos, en uso hoy solamente en banda militar, excepción hecha de algún solo de saxofón en varias óperas moderas...»; «En vista del gran estudio hecho por su autor y de las materias que trata, la comisión declara que no solamente lo encuentra útil para las bandas de música, sino necesario por ser muy a propósito a la vez que hacer buenos instrumentistas, excelentes solistas... »; «..por lo tanto, la comisión no duda en manifestar como tiene la honra de hacerlo, que su dictamen es favorable a la obra de D. Juan Marcos y Más, el que con su constancia y desvelos, ha logrado cimentar y perfeccionar el estudio del saxofón, con lo cual , las bandas de música podrán contar con buenos ejecutantes en dichos instrumentos.»

El dictamen de la comisión, además de atestiguar la calidad del método en cuestión nos da otros datos muy importantes. Nos dice que el uso del saxofón se reduce a la banda militar. Es muy posible que en la Real Orden de 7 de Agosto de 1875, que incluía el “Reglamento para la Organización de las Músicas y Charangas de los Cuerpos de Infantería y Regimiento a pie de las demás armas e Institutos” fueran incluidos los saxofones de manera oficial. Anteriormente se ha mencionado que es en estos años cuando se crean la mayoría de agrupaciones musicales o bandas de música de carácter civil, con lo que se entiende que el uso del saxofón comenzara a partir de entonces a generalizarse.

En cuanto a los solos en “varias óperas modernas”, suponemos que los integrantes de la comisión se referirían a los solos que Massenet, Thomas o Bizet habían incluido en algunas de su óperas y ballets.

También es significativo que el dictamen de la comisión aluda a la necesidad de métodos de este tipo, no solo para hacer buenos instrumentistas de banda, sino también solistas.

Esto es muy significativo, ya que no se tienen datos de enseñanza oficial del saxofón hasta comienzos del s.XX, cuando en el Conservatorio de música de Valencia, Narciso Monteagud, era profesor de clarinete y similares. Aquí podemos imaginar que se incluía el saxofón, ya que hasta hace relativamente pocos años, la enseñanza del saxofón la impartían profesores de clarinete. Más tarde en el mismo conservatorio, Juan Venancio, en 1912 impartía oboe y saxofones.

Con estos datos y otros que diversos entusiastas de la historia de nuestro instrumento van poco a poco rescatando, y que ojalá pronto se vean reflejadas en una publicación más extensa, esperamos se den respuestas al desarrollo y evolución del saxofón en nuestro país. La labor de nuestros antecesores, como la de los maestros Beltrán o Marcos y Más, no puede ser abandonada al olvido. Es nuestro deber rescatarla y sirva este artículo como modesto homenaje.

Bibliografía:

  • A.A.V.V.” The Cambridge Companion to the saxophone”, Cambridge University Press - Hemcke, F. ”The Early History of the saxophone”. University of Wisconsin.
  • Perrin, M. “Le saxophone, son histoire, sa tecnique, son utilisation dans l`orquestre”, Ed Aujour`hui
  • Chautemps, Kientzy, Londeix. “ El saxofón”, Ed. Labor
  • Asensio Segarra, M. “Adolphe Sax y la fabricación del saxofón”, Valencia, Rivera editores
  • Marcos y Más, J.“Tratado en compendio de Educación Musical e Instrumentación de Banda” , Albacete, imp. Sebastián Ruiz.
  • Fernández de la Torre, R. “Historia de la música militar en España”Madrid, Ministerio de defensa
  • López-Chávarri Andujar, E. “100 años de música valenciana” Valencia
  • A.A.V.V. “Historia de la Música en la Comunidad Valenciana”, Valencia, Editorial Prensa Valenciana.
  • A.A.V.V. “Músicos y festeros valencianos”, Valencia, Generalidad Valenciana.
  • Escuela Nac de Música y Declamación “ Memoria acerca de la Escuela Nacional de Música y Declamación” Madrid, Jose María Ducazcal
  • Neukomm, E. “Histoire de la musique militaire” París
  • Adam Ferrero, A. “Historia dela música militar” Valencia
  • Ruiz Monrabal, V. “Historia de la Sociedades Musicales valencianas”

Alfonso Padilla López

Conforme a los estándares
XHTML 1.0 · CSS 2.1 · WAI-AA