El Archivo Musical de la Catedral de Sevilla en 1724: Génesis y Pervivencia de Libros Manuales y de Facistol (1)

Un inventario de música fechado en el año 1724 ha sido puesto recientemente por la Institución Colombina a disposición de los investigadores. Describe con una minuciosidad extraordinaria las obras polifónicas que se encontraban en la Catedral de Sevilla por estas fechas e indica en muchos casos cada una de las obras contenidas en los libros manuales y de facistol, la mayoría de ellos hoy perdidos. Establece, además, la ubicación de la documentación musical y en muchas ocasiones la función que desempeñaban. La descripción de dicho inventario es ya de por sí interesante, pero este artículo aporta también un cotejo entre todos los inventarios históricos de la Catedral de Sevilla, información sobre el origen de los libros, su pervivencia a través de los años, y establece la correcta autoría de obras anónimas y apócrifas.


1. Introducción1

 

El estudio de la historia del corpus polifónico de una catedral puede resultar complejo, sabemos que un libro de misas, por ejemplo, pudo ser utilizado en realidad por los ministriles, la música profana podía inculcarse dentro de las ceremonias religiosas, un libro pudo confeccionarse para el servicio de una capilla concreta o un códice de Magnificat pudo desplazar al resto de códices polifónicos destinados para la misma función. A todo ello podemos añadir más concretamente que el repertorio de la primera mitad del siglo XVI pudo pervivir aun durante el siglo XVIII o que las obras de maestros laureados hoy día y en su época, pudieron tener, en cambio, una breve difusión en una determinada catedral.
A lo largo de este artículo iremos conociendo los códices y libretes que se conservaban en la Catedral de Sevilla en el año 1724 así como referencias sobre su historia particular.
Establecer cuál fue el repertorio vivo del corpus polifónico de un determinado organismo es, también, una tarea tediosa. Tradicionalmente los inventarios de música han dado a conocer las obras que un determinado organismo custodiaba, pero ello no quiere decir que todas ellas se interpretaran con la misma importancia. Tampoco suelen indicar cuando cayó en desuso o por qué obras fueron substituidas, la realidad es que aun falta por establecer la verdadera historia particular de muchos libros y papeles de música.2
Con las debidas precauciones el estudio de los inventarios históricos de música constituye una fuente importante para el conocimiento del repertorio musical,3 aunque solo a través del cotejo de inventarios, del análisis de la documentación musical conservada, y de las indicaciones de actas capitulares, ceremoniales y otros tantos documentos podemos aproximarnos al verdadero uso del repertorio musical en una época determinada.
Son muchos los inventarios históricos que ya se han publicado o analizado,4 en el caso de la Catedral de Sevilla se publicó un artículo en el que se realizaba un pequeño estudio de los inventarios de 1588, 1603, 1605, 1618, 1644, 1759 y 1825.5 Previamente, Álvarez Márquez6 y González Barrionuevo7 analizaron también algunos de estos inventarios. Rosa Isusi Fagoaga publicó en su Tesis Doctoral sobre Pedro Rabassa la relación de obras que aparecían en el inventario de 1759.8
Recientemente el Padre López Calo ha publicado un libro sobre la controversia de Valls, en él se incluye la “segunda respuesta” del maestro de seises de la Catedral de Sevilla, Gregorio Santiso, a Joaquín Martínez. Este escrito no solo es interesante por la controversia en sí, sino también por las indicaciones a obras que hace el maestro de seises y su posible relación con el repertorio musical de la Catedral de Sevilla.9
El inventario que realizó en el año 172410 el por entonces organista Joseph Muñoz Monserrat11 tiene un interés especial, está descrito con una minuciosidad asombrosa para esta época, siendo el único inventario de la Catedral de Sevilla (hasta el catálogo de 1994)12, que revela cada una de las obras contenidas en la mayor parte de libretes y libros de facistol, indicando el autor, el número de voces, su ubicación y, en muchas ocasiones, la función que el códice desempeñaba.13

2. La ubicación de las obras de música

A lo largo de la historia de la Catedral de Sevilla, desde la catedral vieja hasta la formación definitiva de la nueva catedral e incluso después de ésta, las obras de música cambiaron de lugar según las necesidades del cabildo así como de las vicisitudes de los tiempos.14
En el año 1724 las obras se encontraban repartidas en cuatro zonas del edificio catedralicio. La parte más importante se encontraba en la sacristía de la capilla de san Laureano, aquí estaba toda la música “a papeles” y constituía lo que las actas denominan en muchas ocasiones “el archivo de música” o simplemente “el archivo”.
Otro lugar en el que se encontraban ubicados algunos libros de música era la capilla de la Granada, en esta capilla se llevaban a cabo las enseñanzas del maestro facistol que ejercitaba a los músicos en la técnica polifónica. Monserrat, en su inventario nos indica con toda claridad cuáles eran los libros que aquí se encontraban, generalmente se trataba de libros que, debido al deterioro, eran inservibles para la capilla de música, constituían el último periodo en la vida de un códice en la catedral. Es interesante destacar que por esta capilla pasaron códices de Josquín des Prez y otros maestros de finales del s. XV y comienzos del s. XVI y que, por lo tanto, maestros de facistol como Carlos Patiño,15 Juan Sanz, Diego José de Salazar y otros tantos músicos del s. XVII bebieron de la riqueza musical que estos códices contenían.
Otros libros se encontraban en la capilla de la Antigua, la importancia de esta capilla fue enorme durante los siglos XVI y XVII, dotada hasta la saturación por personas ilustres, centro de la devoción mariana en el Rito de la Salve y lugar de entierro de personas eminentes, no es de extrañar que esta capilla contuviera libros de polifonía para su uso particular.16 Finalmente, en el coro se encontraba el libro que los ministriles usaban en las procesiones.17
 

3. Cotejo de los libros de facistol a través de los inventarios históricos

El inventario de 1724 nos va a permitir realizar un cotejo más o menos fidedigno de los libros de facistol. Vamos a comparar los libros que aparecen en los inventarios de 1588, 1603, 1618 (dos inventarios), 1644, 1724, 1825, y los que actualmente se conservan.18 El cotejo de los inventarios puede resultar bastante complejo porque cada uno de ellos tiene su propia naturaleza. El de 1588 contiene la relación de libros de facistol, libretes y algunos cuadernos de música, pero no parece recoger los libros que por entonces se encontraban en otras capillas.19 El inventario de 1603 recoge los libros de facistol y libretes, y establece algunas indicaciones sobre el lugar concreto en el que se encontraban algunos de ellos. El de 1605 es exactamente el mismo más el Liber primus Missarum que el propio Lobo mandó desde Toledo, por lo que prescindimos de él en la práctica. De 1618 tenemos dos inventarios, uno de ellos parece ser simplemente un borrador en el que aparecen libros de música escritos en tres bloques separados aunque, aparentemente, escritos por el mismo amanuense y en la misma fecha. El primero de estos bloques parece hacer referencia a libros que estaban en buen uso, el segundo a libros descritos muchos de ellos como “viejos”, y en el tercer bloque hace una referencia explícita a a una serie de libros que se encontraban en la capilla del Sagrario, aquí aparece la fecha de 1618.20 El otro inventario de este año está más cuidado y sí está firmado por Santiago.21 El de 1644 es algo más completo que los anteriores en cuanto a la descripción. Todos los inventarios comentados hasta el momento no hacen mención a la música a papeles (sólo describe algunos cuadernos). El de 1724 es, como ya hemos dicho, el más completo de todos, los de 1759 y 1777 no inventaría los libros de facistol, (sólo aparece alguna indicación general), en estos casos se trata de inventarios de la música a papeles, también prescindimos de ellos. Finalmente, el de 1825 describe toda la música a papeles22, pero respecto a los libros de facistol solo indica los que estaban en uso.23 En el apéndice presentamos la transcripción íntegra de los inventarios que cotejamos.
Sobre el cotejo que hemos realizado se pueden establecer bastantes conclusiones, indicamos aquí solo las más relevantes.
 
Cuadro sobre el cotejo de inventarios

Guerrero

1588

Cotes

1603

[Borrador]

1618

Santiago

1618

Jalón

1644

Monserrat

1724

Arquimbau

1825

Catálogo

1994

[1]

1?

[40]

[1]

¿

-

-

-

[2]

¿

[38]?

¿

¿

5

-

-

[3]

¿

[36]?

¿

[2]

1

-

-

[4]24

5

[27]

[5]

[6]

-

-

-

[5]

7

¿

[6]

[31]

13

-

-

[6]25

-

-

-

-

-

-

-

[7]

21?

¿

¿

¿

5

-

-

[8]

11

¿

[9]

-

-

-

-

[9]

¿

¿

¿

¿

20

-

-

[10]

¿

[36]

¿

[30]

3

-

-

[11]

8

[3]?

[7]

[5]

-

-

-

[12]

-

-

-

-

-

-

-

[13]

16

[18]

[14]

13

23

21

Ms 2

[14]

13

[12]?

[11]

[17]

22

-

-

[15]

2?

¿

[2]?

-

-

-

-

[16]

25

[30]

[22]

-

-

-

-

[17]

20

[19]

[18]

-

-

-

-

[18]

23?

[4]

[20]

-

-

-

-

[19]

¿

[37]?

¿

¿

32

-

-

[20]

18

[10]

[16]

[15]

-

-

-

[21]

17

[11]

[15]

[14]

27

-

-

[22]

19

[20]

[17]

-

-

-

-

[23]

15

¿

[13]

[8]

14

¿

Ms3

[24]

14

[13]

[12]

-

-

-

-

[25]

22

¿

[19]

¿

33

¿

Ms1

[26]

26

¿

¿

-

-

-

-

[27]

¿

[6]

-

-

-

-

-

[28]

29

[25] y [39]?

[26]

[26, 27 ó 32]

5 Man.?

-

-

[29]

28

[26?]

[25]

[25]

6 Man.26

-

-

[30]

¿

[23]?

¿

[26]

7 Man.

-

 

[31]

31

¿

[27]

-

-

-

-

[32]

-

-

-

-

-

-

-

[33]

-

-

-

-

-

-

-

[34]

-

-

-

-

-

-

-

-

3

?

[3]

[1]

2

-

-

-

4

[16]

[4]

[11]

4

¿

Ms 15

-

9

[9]

[8]

[10]

11 y 1227

-

-

-

10

[28]?

-

-

-

-

-

-

12

¿

[10]

-

-

-

-

-

24

33?

[21]

[28]?28

1 ó 2. Man.

-

-

-

 

[29]29

[23]

[22]

-

-

-

-

27

[24]

[24]

[24]

-

-

-

-

30

-

-

-

-

-

-

-

32

[31]

[28]

[35]

¿

¿

Ms 17?

-

-

[1]

¿

[9]

9

-

-

-

-

[2]30

-

-

-

-

-

-

-

[5]

¿

¿

10

-

-

-

-

[7]

¿

[16]

15

2

-

-

-

[8]

¿

20

29 y 30

-

-

-

-

[14]

¿

[3]

17,18, 19

-

-

-

-

[15]

-

-

-

-

-

-

-

[17]

¿

¿

¿

-

-

-

-

[21]

¿

[12]

6

-

-

-

-

[22]

¿

[19]

28

-

-

-

-

[32]

¿

¿

34

-

-

-

-

[34]31

-

-

-

-

-

-

-

[35]

-

-

-

-

-

-

-

-

-

[4]

24

20

Ms 16

-

-

-

-

[7]32

-

-

-

-

-

-

-

[18]

7 y 8

¿

Ms 18

-

-

-

-

[21]

-

-

-

-

-

-

-

[23]

26

5

 

-

-

-

-

[29]

-

-

-

-

-

-

-

[33a]33

21

-

-

-

-

-

-

[33b]

-

-

-

-

-

-

-

[33c]

-

-

-

-

-

-

-

[34]

-

-

-

-

-

-

-

-

16

¿

Ms 4

-

-

-

-

¿

25

8

-

-

-

-

-

-

31

4 y 6

Ms 10 y 19

-

-

-

-

-

35

15-19

Ms 11 y 12

 

 

 

 

[28]?

3. Man

-

-

 

 

 

 

 

4. Man.

-

-

-

-

-

-

-

-

1

Ms 5

-

-

-

-

-

-

3

Ms 14

-

-

-

-

-

-

7

-

-

-

-

-

-

-

9

-

-

-

-

-

-

-

1034

-

-

-

-

-

-

-

11

-

-

-

-

-

-

-

12

Ms 13

-

-

-

-

-

-

13

Ms 7

-

-

-

-

-

-

14

Ms 6

-

-

-

-

-

-

22

-

-

-

-

-

-

-

23

Ms 9

-

-

-

-

-

-

-

Ms 8

-

-

-

-

-

-

-

Ms 20

 

Solo perviven tres códices que aparecían en el inventario de 1588, el Ms 1, el Ms 2 y el Ms 3, posiblemente el Ms 1 sea el más antiguo de todos.35 Doce libros de facistol de los 34 que aparecían en el inventario de 1588 aun aparecen en el de 1724. Algunos códices se formaron a partir de otro con un repertorio más antiguo pero siguiendo la misma estructura, en otros casos el repertorio de libros impresos sirvió de base para la formación de libros en pergamino según las necesidades del cabildo o simplemente debido al deterioro de los impresos.

4. Génesis y pervivencia de los libros de facistol

 

A través del análisis del cuadro correspondiente a la pervivencia de los libros de facistol podemos llegar a varias conclusiones:
De los 35 libros de facistol existentes en 1731, tan solo siete han llegado hasta nosotros y de estos siete, dos incompletos respecto al inventario de 1724. Solo uno de los libros perdidos aun aparecía en el inventario de 1825. Sobre la escritura tenemos que 21 libros eran manuscritos y 14 impresos,36 15 códices fueron elaborados en el s. XVI, 19 en el s. XVII y uno en el s. XVIII hasta 1731.37 Posiblemente todos los manuscritos fueron confeccionados en el propio scriptorium de la catedral a partir de obras de sus propios maestros y de la recopilación de otros. La mayor parte de los 14 impresos fueron adquiridos por la catedral en fechas muy próximas a su impresión y casi todos en el primer tercio del s. XVII, lo que parece indicar que la catedral estaba “al día” respecto a la composición de nuevas obras, auque ello era gracias a los propios maestros que enviaban sus códices al influyente templo hispalense, la excepción más notable a estos dos hechos es el libro de Palestrina adquirido en 1731. El compositor más representado es Francisco Guerrero (seis libros), le siguen Morales, Alonso Lobo, Cardoso y Eduardo Lobo (tres cada uno), y Rogier (dos), en los libros con varios autores también predomina la música de Guerrero. La música de compositores portugueses fue muy difundida en la Catedral de Sevilla, ello no era solo debido a la relativa proximidad de dos grandes ciudades como Lisboa y Sevilla, sino también a la presencia de músicos portugueses que hicieron de enlace en más de una ocasión. La presencia de música extranjera es muy importante, de las 384 obras documentadas del inventario de Monserrat 260 pertenecen a maestros españoles (67,7%) y 124 a extranjeros (32,3%),38 de estos últimos podemos establecer tres focos principales, el franco-flamenco proveniente de la actividad de los maestros de la capilla Real de Madrid y de otros prestigiosos maestros que tuvieron una gran difusión, la italiana en menor medida, y la portuguesa posterior a las otras dos y de gran influencia.


Cuadro sobre pervivencia de los libros de facistol del inventario de Monserrat39
 

Compositor

Género

Año códice

Adquisición

Escritura

Conservación

Nº 1

Guerrero

Misas

1572c

1572c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 2

Guerrero

Misas

1588p

1588p

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 3

Guerrero

Misas

1566

1566

Impreso

Perdido 1724p

Nº 4

Guerrero / Lobo

Misas

1595

1595

Manuscrito

Ms 15

Nº 5

Varios

Misas y otros

1550c

1550c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 6

Alonso Lobo

Misas y motetes

1608

1608

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 7

Eduardo Lobo

Misas

1621

1627

Impreso

Perdido 1724p40

Nº 8

Eduardo Lobo

Misas

1621

1628

Impreso

Perdido 1724p

Nº 9

Alonso Lobo

Misas y motetes

1602

1603

Impreso

Perdido 1724p

Nº 10

Garro

Misas

1609

1612

Impreso

Perdido 1724p

Nº 11

Rogier /Ghersen

Misas

1598

1600

Impreso

Perdido 1724p

Nº 12

Rogier /Ghersen

Misas

1598

¿

Impreso

Perdido 1724p

Nº 13

Hele

Misas

1578

1584

Impreso

Perdido 1724p

Nº 14

Guerrero

Pasiones

1580

1580

Manuscrito

Ms 3

Nº 15

Alonso Lobo

Pasiones

1611

1611

Manuscrito

Perdido 1724p41

Nº 16

Varios

Misas, alleluias

1637

1637

Manuscrito

Ms 4

Nº 17

Morales

Misas

1618c

1618c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 18

Morales

Misas

1618c

1618c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 19

Morales

Misas

1618c

1618c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 20

Varios

Misas

1530c

1530c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 21

Cardoso

Misas

1625

1625p-1644a

Impreso

Perdido 1724p

Nº 22

Varios

Himnos

1520c

1520c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 23

Guerrero

Salmos ,himnos

1559c

1559c

Manuscrito

Ms 2

Nº 24

Varios

Himnos propios

1644p-1724a42

1644p-1724a

Manuscrito

Ms 16

Nº 25

Jalón y otros

Salmos, motetes

1659a1644p-

1644p-1659a

Manuscrito

Perdido 1825p

Nº 26

Guerrero y otros

Gloria Patri

1618p-1644a

1618p-1644a

Manuscrito

Perdido 1825p

Nº 27

Guerrero

Magnificat

1569?

1569?

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 28

Eduardo Lobo

Magnificat

1602

1602p-1618a

Impreso

Perdido 1724p

Nº 29

Cardoso

Magnificat

1613

1617c

Impreso

Perdido 1724p

Nº 30

Cardoso

Magnificat

1613

1644p-1724a

Impreso

Perdido 1724p

Nº 31

Heredia

Magnificat

1618

1644p-1724a

Impreso

Perdido 1724p43

Nº 32

Varios

Magnificat

1630c

1630c

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 33

Varios

Salves y motetes

1555

1555

Manuscrito

Ms 1

Nº 34

Varios

Versos

1571?

1571?

Manuscrito

Perdido 1724p

Nº 35

Palestrina

Misas

¿

1731

Impreso

Ms 11, Ms 1244


 

5. Los 35 libros de facistol descritos en el inventario de 1724

En el año 1724 se conservaban 35 libros de facistol, a continuación los iremos describiendo uno a uno:

Libro de facistol nº 1:

Misas de Francisco Guerrero Se trata de un libro de misas de Francisco Guerrero, 111 hojas manuscritas sobre pergamino. De las cinco misas que contiene este códice, cuatro fueron publicadas por Guerrero en París en el año 1566 en su Liber primus missarum, se trata de las misas Sancta et immaculata, In te Domine speravi, Congratulamini mihi y Super flumina Babylonis, la quinta: De la batalla escoutez, fue impresa en Roma en el año 1582 en su Missarum liber secundus. Este libro estaba en buen uso para el coro.45 Es posible que en su origen fuera confeccionado para el uso de los ministriles, en el inventario de 1588 aparecen tres referencias a libros de misas, dos de ellos eran los impresos de sus dos primeros libros de misas, y éste era el tercero en pergamino, sabemos que el maestro Guerrero presentó al cabildo un libro de misas que era necesario para los ministriles en 26 de Abril de 1572,46 podría tratarse de éste.47 En el cotejo de inventarios le seguimos la pista desde 1588 hasta 1724.48

Libro de facistol nº 2:

Misas de Francisco Guerrero Contenía seis misas misas de Francisco Guerrero en un libro manuscrito sobre pergamino de 100 hojas. Una de estas misas, Inter vestibulum, fue publicada por Guerrero en París en el año 1566 en su Liber primus missarum, las otras cinco: Puer qui natus est nobis, Iste sanctus, Simile est regnum caelorum, De beata virgine y Ecce sacerdos magnus, publicadas en Roma en el año 1582 en su Missarum liber secundus. Este libro se encontraba renovado y de uso para el coro. En el cotejo de inventarios le seguimos la pista desde 1603 hasta 1724.49

Libro de facistol nº 3:

Misas de Francisco Guerrero Según Monserrat contenía ocho misas, aunque le faltaban varias folios por lo que realmente en su origen eran nueve las misas las cuales se corresponden con su Liber primus missarum impreso en París en el año 1566.

En el cotejo de inventarios tenemos: En el de 1588 (nº 10), en el de 1603 no lo hallamos, en el de 1618borr podría corresponderse con la referencia nº 3 o con la referencia nº 36 si pensamos que la indicación a un libro de “pergamino” es un error, en el de 1618 no aparece,50 en el de 1644 (nº 30) se indica que ya era usado para el ejercicio de los cantores, después de 1724 no tenemos más pistas sobre este códice51.

Libro de facistol nº 4: Misas de Francisco Guerrero y Alonso Lobo

Libro de misas manuscrito sobre pergamino de 81 folios. Contiene cinco misas, tres de Francisco Guerrero: Saeculorum amen, Dormendo un giorno y Surge propera (todas publicadas por Guerrero), y dos de Alonso Lobo: Petre ego pro te rogavi52 y O Rex Gloriae.53 Se trata del Ms 15 que actualmente se con-serva en la catedral, fechado en el año 1595.54 Podemos hacer un seguimiento desde 1603 hasta la actualidad.55

Libro de facistol nº 5: Misas de varios autores

Contenía cinco misas, dos Credos y un Et incarnatus de los maestros Cristóbal de Morales, Claudin,56 Francisco Guerrero y Pedro Fernández57 en un códice manuscrito sobre pergamino. Es uno de los pocos libros de facistol que aun en 1724 contenían música de maestros españoles y extranjeros de la primera mitad del siglo XVI. Monserrat indica, además, que estaba bien tratado y de uso para el coro. Analizando cada una de las obras que la integran tenemos que las dos primeras misas son de Cristóbal de Morales se trata de Ut, re, mi, fa, sol, la, y fa, re, ut, fa, sol, la, La tercera misa Domini est terra pertenece a Claudin.58 La cuarta misa pertenece a Francisco Guerrero, se trata de la misa Beata virgine tropada, publicada, como ya dijimos en el Missarum liber secundus. La quinta misa también pertenece a Guerrero se trata de la misa Pro defunctis que según Monserrat se cantaba en todas las honrras.59 La sexta misa pertenecía a Pedro Fernández de Castilleja se trata de otra misa de Beata virgine con los mismos tropos que la de Guerrero y que probablemente le sirvió a éste como modelo. A estas seis misas le siguen dos Credos y un Et incarnatus,60 el deterioro del inventario no nos permite conocer la autoría de estas obras, sólo en el caso del primero de los Credos logramos ver una “f” que tal vez quisiera indicar Finot o Fevin. En el cotejo de inventarios lo hallamos desde 1588 hasta 1724.61

Libro de facistol nº 6: Misas de Alonso Lobo y motetes de Francisco Guerrero

Libro manuscrito sobre pergamino de 100 folios. Contiene cuatro misas de Alonso Lobo, las cuatro fueron publicadas en su Liber Primus Missarum, son las siguientes: Simile est regnum caelorum, Beata Dei genitrix, Prudentes virgines y Maria Magdalenae. Incluye, además, los dos motetes de Francisco Guerrero, Simile est regnum caelorum y Maria Magdalenae que sirvieron de base para las composiciones de Alonso Lobo, así lo indica, además, el propio Monserrat. Parece ser que este códice fue presentado por el maestro al cabildo en el año 1608.62 En el cotejo de inventarios aparece desde 1618borr hasta 1724.63

Libros de facistol nº 7 y 8: Misas de Eduardo Lobo

Se trataba de dos impresos iguales formados por 165 folios cada uno, incluían misas y motetes pero cada códice desempeñaba una función distinta. Uno de ellos se dedicaba al uso de los cantores en el coro, mientras que el otro era usado por los ministriles en la capilla de la Antigua en los versos de las salves que hacían en alternatim con la polifonía. Fueron impresos en el año 1621 en Antuérpia, se trata obviamente de su Liber Missarum.64 Sabemos que el 21 de Febrero de 1628 el cabildo mandó dar 300 reales al maestro de capilla de Lisboa por un libro de canto de órgano que envió al cabildo y por otro que había enviado el año anterior.65 En el cotejo de inventarios el repertorio aparece desde 1644 hasta la actualidad.66

Libro de facistol nº 9: El Liber Primus Missarum de Alonso Lobo

Este códice impreso de 136 folios fue el único que publicó Alonso Lobo, tuvo una buena difusión en la primera mitad del s. XVII.67 Contiene seis misas y siete motetes, y en el año 1724 estaban en buen uso para el coro. Fue enviado por el maestro desde Toledo en el año 1603.68

Libro de facistol nº 10: Misas y motetes de Francisco Garro

El códice de Francisco Garro69 fue impreso en Lisboa en el año 1609. Sabemos que llegó a Sevilla a través de Alfonso Pablo, cantor portugués de la Catedral de Sevilla, en el año 1612.70 Le perdemos el rastro en 1724.71

Libros de facistol nº 11 y 12: Misas de Felipe Rogier y Gaugerico de Ghersen

Monserrat nos narra la presencia de dos códices iguales impresos en Madrid en el año 1598, se trata del Missae sex del maestro de la Capilla Real de Madrid, Rogier72 y el vicemaestro Ghersen.73 El libro se encontraba en el año 1724 en mal estado, pero estaban siendo reparados por el cabildo para su uso en el coro. Sabemos que el 14 de Abril de 1600 el cabildo mandó dar al maestro de la capilla Real, Geri Ghersen, 300 reales por un libro de música que presentó, muy probablemente éste,74 después de 1724 no tenemos más referencias.75

Libro de facistol nº 13: Misas de Georges de la Hele

Impreso de 272 folios, se encontraba en mal estado.76 Se trata de su Octo missae publicado en 1578.77 Sabemos que fue enviado por el maestro en el año 1584,78 en los inventarios aparece desde 1588 hasta 1724.79

Libro de facistol nº 14: Pasiones de Francisco Guerrero

Códice manuscrito sobre pergamino con 69 folios, se trata del Pasionarium Secundum Quator Evangelistas, fechado en el año 1580 y que incluye las Pasiones de Domingo, Martes, Miércoles y Viernes Santo. Podemos hacer su seguimiento desde 1588 hasta la actualidad.80

Libro de facistol Nº 15: Pasiones de Alonso Lobo

Códice manuscrito en papel, tenía 159 folios. Sabemos que en el año 1611 el maestro Alonso Lobo presentó al cabildo un libro para la Semana Santa, muy probablemente éste.81
Las indicaciones de Monserrat sobre este códice son interesantes porque nos dan una idea sobre la renovación del repertorio catedralicio. Incluía las cuatro pasiones, al igual que el libro número 14 de Guerrero anteriormente comentado, pero parece ser que solo la Pasión del Viernes Santo de Lobo substituyó a la de su maestro. Incluía, además, una misa ferial la cual se interpretaba en el coro a través de otra copia más pequeña en pergamino, lo mismo sucedía con el Miserere que se cantaba el Viernes Santo. Finalmente incluía tres lamentaciones, las del Jueves y Viernes Santo no se usaban porque ya en 1724 habían sido substituídas por lamentaciones a doble coro, en el caso del Jueves Santo se indica concretamente la de Diego José de Salazar,82 en el caso del Viernes Santo no se indica el nombre del compositor, pero bien podría ser también la de Salazar (ambas conservadas). En la del Jueves Santo, Monserrat indica que no aparece el nombre del autor, pero que “se supone fuera del maestro Lobo”. La Lamentación del Sábado Santo de Alonso Lobo era, en cambio, la que se usaba todos los años y, por ello, estaba renovada. Actualmente el Archivo de la Catedral de Sevilla conserva una Lamentación del Sábado Santo de Alonso Lobo y un Miserere, ambas se encuentran en un códice copiado en el año 1772 (Ms 14)83 destinado a cubrir las necesidades polifónicas de esta festividad. Casi con toda seguridad este códice de 1772 fue confeccionado a partir del que aquí describimos. Sin duda alguna, el archivo de música podía verse afectado por multitud de circunstancias, pero el cabildo tenía especial cuidado en no perder aquellas obras que le eran absolutamente necesarias, las obras que se habían convertido en una tradición eran copiadas de nuevo o reparadas, es ésta la verdadera razón por la que conservamos la Lamentación del Sábado Santo y no las otras dos lamentaciones.84 En los inventarios aparece desde el borrador de 1618.85

Libro de facistol nº 16: Misas y Aleluyas de F. Guerrero, M. Cardoso y Correa

Se trata de un códice manuscrito sobre pergamino de 46 folios, sin duda alguna es el Ms 4 que actualmente se conserva en la Catedral de Sevilla, contiene algunas obras no especificadas por Monserrat, pero lo más interesante son las indicaciones sobre la funcionalidad de este códice. Se encontraba en la capilla de la Antigua y servía en las misas de los sábados, en el folio 1r del Ms 4 se indica el nombre de la Antigua.86 La estructura del códice está bastante clara, dos misas para los Sábados, tres Alleluias y un Tractus adaptados a los cuatro grandes periodos del calendario litúrgico, y un par de motetes. Concretamente contiene las misas: Iste sanctus87 de Francisco Guerrero, y Ab initio et ante saecula de Manuel Cardoso.88 Tres Alleluyas y un Tractus: El Alleluia, Ave Maria, se utilizaba para la “Missa votiva Ab Adventu usquae ad nativitatem et tempore paschali”, y en la autoría se indica “Manuel Correa Racion[e]o”. El Alleluia, post partum virgo para la “Missa votiva Ad nativitate usquae ad Purificationem, et ad Pentecostem usquae ad Adventus”, en este caso en la autoría se indica solamente “M. Correa”. El Tractus Gaude Maria Virgo para la “Missa votiva Post septuagesima”, en la autoría se indica “M. Correa”89. Y el Alleluia, Virga Jesse para la “Missa votiva A purifici usquae ad septuagésima”90 que indica en la autoría “M. Correa”91. Los dos motetes son: Audi dulcis de Orlando di Lassus92 y O Jesu mi dulcissime de “M. Correa racion[er]o”.93 Como podemos observar los Alleluyas servían en misas votivas, es decir, que eran de devoción, no es de extrañar este hecho pues en la capilla de la Antigua existía una larga tradición de misas dotadas.94 Más complejo puede ser establecer la verdadera autoría de algunas de estas obras95 pues conocemos la presencia en la misma época de dos músicos llamados de la misma forma, “Manuel Correa”, ambos portugueses. Uno de ellos fue cantor medio racionero en la Catedral de Sevilla,96 y el otro un prestigioso maestro de Capilla de la Catedral de Zaragoza, entre otros cargos.97 Es probable que ésta sea la razón por la que en algunas obras se indique la palabra “racionero” siguiendo al nombre de Manuel Correa y en otras no aparezca tal distinción, desde luego no es usual apodar a un maestro de capilla con la palabra “racionero”, aunque lo fuera, por lo que lo más lógico es pensar que éstas pertenecen al cantor de la Catedral de Sevilla y el resto al maestro de capilla de Zaragoza. A falta de un estudio riguroso sobre la Opera Omnia de este maestro, no tenemos otro remedio que realizar un análisis comparativo de las obras contenidas en el Ms 4.98 No es éste el lugar apropiado de analizarlas en profundidad pero sí podemos decir que el aleluya de Manuel Correa (racionero) presenta movimientos melódicos en forma de arpegio que no aparecen en los de Manuel Correa. Hay sobre todo una obra que se diferencia del resto, es el motete O Iesu mi dulcissime de Manuel Correa (racionero) que, aun escrita a cuatro voces a cappella presenta muchas características que se salen del estilo antiguo y que se acerca en gran medida al estilo de Francisco de Santiago. En el cotejo de inventarios sólo tenemos referencias en el de 1724 y en el actual catálogo. -

Libros de facistol nº 17, 18 y 19: Misas de Cristóbal de Morales

El nº 17 se trataba de un códice manuscrito sobre pergamino de 59 folios. Este libro estaba en la capilla de la Granada para el aprendizaje de seises y cantores, contenía las siguientes misas: Gaude Barbara, Aspice Domine y Vulnerasti cor meum. Le faltaban tres folios razón por la cual no estaba para el servicio del coro, además, como Monserrat indica no cabía en la capilla de San Laureano, por lo que fue trasladado junto a otros libros a la de la Granada.

El nº 18 era un códice manuscrito sobre pergamino de 58 folios. Según las indicaciones de Monserrat, este libro y el anterior estuvieron en un principio juntos en un solo códice, el organista se queja de que le sobraba la última hoja que era la primera del códice anterior. Contenía las siguientes misas: Tu es vas electionis, Benedicta es caelorum regina y Ave Maria. Estaba en buen uso para coro y al no tener Credo, podía usarse en los momentos en los que por tradición se cantaba el Credo Romano de Alonso Lobo,99 o en aquellos momentos litúrgicos que no había Credo. Se encontraba en la capilla de la Granada.

El nº 19 era un códice manuscrito sobre pergamino con 66 folios. Al faltarle cuatro folios era inservible para el coro, contenía las siguientes misas: Mille regretz, Si bona suscepimus y L´homme armé. Quizás formó parte de un mismo códice junto a los dos comentados anteriormente; se encontraba en la capilla de la Granada. Una muestra de la pervivencia de la música del s. XVI durante el s. XVII es la copia en pergamino que manda el cabildo realizar de las obras de Cristóbal de Morales el 26 de Enero de 1601: “En este dicho día cometieron a los señores don Juan Hurtado, canónigo, Martín Gómez, licenciado, vean las obras de Morales y las hagan copiar en pergamino.”100 El cotejo de inventarios puede clarificar el proceso que siguieron las misas de Morales en la Catedral de Sevilla. Las nueve misas de estos tres códices que comentamos fueron publicadas en Roma en el año 1544, nos referimos a su Missarum liber primus y a su Missarum liber secundus.101 En el inventario de 1588 aparece en la referencia nº 8 dos libros impresos que se encontraban unidos en un mismo códice, se trata de estos dos, sabemos que fueron adquiridos en el año 1572.102 En el inventario de 1603 aparece en el nº 11, en ninguno de estos dos inventarios aparecen referencias a otros libros de misas de Morales, por lo que el mandato de 1601 sobre la copia en pergamino parece ser que aun no se había llevado a cabo. En el de 1618borr ya no encontramos referencias a los libros impresos, pero se indica la presencia de tres libros grandes (nº 14) y se especifica que la 2ª y 3ª parte eran de pergamino, por lo que no sabemos si la primera parte es el códice manuscrito que aparece en el inventario de Monserrat o se trataba aun de uno de los impresos. En el de 1618 aun aparece la referencia a los dos impresos en un solo códice (nº 9). En el de 1644 aparecen los tres libros de manuscritos en la referencia nº 3, después del inventario de 1724 le perdemos la pista.

Libro de facistol nº 20: Misas de Josquín, Brumel, Peñalosa y Fernández

Códice manuscrito sobre pergamino de 52 folios. Contenía cinco misas, aunque de una de ellas se desconocía el autor, estaba bastante deteriorado pues en un principio contaba con 87 folios. Las obras que la integraban eran la misa Beata Virgine de Josquín103 y otra de Brumel,104 otra misa de Peñalosa que no podemos asegurar si se trataba de otra misa Beata virgine, aunque sí sabemos que tenía en el Gloria el mismo tropo que las dos antecedentes.105 A estas tres hay que sumar la anónima por faltarle una hoja y una quinta misa de Pedro Fernández sin título. Se encontraba en la capilla de la Granada, por lo tanto ya no se interpretaba en el coro aunque servía para el aprendizaje de la técnica polifónica. Aparece en los inventarios desde 1588 hasta 1724.106

Libro de facistol nº 21: Misas de Manuel Cardoso

Códice impreso de 126 folios. Contenía dos obras para el rito de la Aspersión: Asperges y Vidi aquam, siete misas, dos motetes y el responsorio Libera me Domine. Se encontraba en muy mal estado y estaba ubicado en la capilla de la Granada. Se trata del Liber primus missarum publicado en Lisboa en el año 1625.107 Aparece en los inventarios desde 1644 hasta 1724.108 -

Libro de facistol nº 22: Himnos de Carpentras, Festa, Alva, Fernández, Valera, Urreda y Escobar

Códice manuscrito sobre pergamino, le faltaba unos 11 folios, por lo que se encontraba en muy mal estado, quizás por ello es uno de los pocos casos en el que Monserrat no describe cada una de las obras que lo componen. No obstante, es interesante observar la presencia de obras de Festa. También contenía himnos de cuatro maestros de capilla de la catedral: Alonso de Alva, Juan Valera, Pedro Escobar109 y Pedro Fernández.110 Estaba en la capilla de la Granada para el ejercicio de los cantores.111

Libro de facistol nº 23: Salmos e himnos de Francisco Guerrero y otros autores

Códice manuscrito sobre pergamino formado por 129 folios. Este códice tiene mucho en común con el Liber Vesperarum publicado por Guerrero en Roma en el año 1584.112 Contiene además de obras de Guerrero, dos himnos de Navarro, uno de Ceballos y otro en el que aparece la doble autoría de Guerrero y Ceballos el Ave maris stella. Salvo dos folios se encontraba en buen estado.
Este códice se corresponde con el actual Ms 2113 del catálogo de polifonía de la Catedral de Sevilla, la parte superior del códice fue guillotinado en una restauración por lo que hasta este momento desconocíamos la autoría de algunas obras. Aunque el cotejo con otros códices había permitido conocer que estaba formado en su mayor parte por obras de Guerrero, el inventario de Monserrat nos va a permitir la identificación de todas ellas.114 Seguidamente mostramos el cotejo entre las indicaciones a los himnos de Monserrat y el catálogo de libros de polifonía.
En conclusión, parece ser que el actual códice perdió seis obras desde 1724, todas las obras del códice conservado en la Catedral de Sevilla (Ms 2) y catalogadas como anónimas son de Francisco Guerrero excepto los himnos Iam sol recedit de Ceballos, desconocido hasta el momento,115 Illustre quiddanm de Navarro116 y Ave maris stella que Monserrat indica una doble autoría Guerrero y Ceballos117; aparece en los inventarios desde 1588.118 La obra Cuius corpus que Anglés indicó que parecía poder leerse “Fernandes” corresponde a Guerrero según Monserrat.119 Este códice sirvió en todas aquellas ocasiones que el ceremonial requería la interpretación de himnos polifónicos.120

INVENTARIO DE MONSERRAT

CATALOGACIÓN DEL Ms 2

[Título]

[Autor]

[Folio]

Título y folio

Conditor alme

Guerrero

Fol. 30

Creator alme siderum [sic] / 17v-20r

Christe Redemptor

Guerrero

Fol. 33

Jesu redenptor omnium [sic] /20v-24r

Deus tuorum

Guerrero

Fol. 37

Deus tuorum militum / 24v-26r

Exultet coelum

Guerrero

Fol. 39

Exultet orbid grandiis [sic] / 26v-30v

Hostis Herodes

Guerrero

Fol. 43

Crudelis Herores [sic] / 30v-32r

Vexilla Regis

Guerrero

Fol. 45

Vexilla regis / 32v-35r

Ad caenam Agni

Guerrero

Fol. 49

Cuius Corpus / 36v (más Gloriatibi 37r)

Jesu nostra redemptio

[Beata vobis gaudia]

Guerrero

Fol. 51

Salutis humania [sic] / 37v-40r

Beata vobis gaudia / 40v-43r

Veni creator spiritus

Guerrero

Fol. 57

Veni creator / 43v-46r

O lux Beata Trinitas

Ceballos

Fol. 61

Iam sol recedit / 46v-48r

Pange lingua

Guerrero

Fol. 62

Pange lingua / 48v-52r

Doctor egregie

Guerrero

Fol. 68

[No aparece]

Quodeum que vinclis

Navarro

Fol. 70

[No aparece]

Vexilla regis

Guerrero

Fol. 122

Vexilla Regis / 86v-89r (más Gloria Patri 89v-90r)

Ut queam laxis

Guerrero

Fol. 72

Ut queant laxis / 52v-56r

Aurea luce

Guerrero

Fol. 75

[No aparece]

Lauda mat

Guerrero

Fol. 77

[No aparece]

Quicumquae

Navarro

Fol. 80

Illustre quiddam / 56v-57r

Tibi Christi

Guerrero

Fol. 82

Collaudamus e venerantes [sic] / 58v (más Gloriam Patri 59r)

Christe redemptor

Guerrero

Fol. 84

Placare Christe [sic] / 59v-63r

Urbs beata

Guerrero

Fol. 88

Coelestis urbis Jerusalem [sic] / 63v-65r

Ave maris stella

Guerrero y Ceballos

Fol. 91 [añadido] 111

Ave maris stella / 65v-69r

Exultet caelum

Guerrero

Fol. 92 [añadido] 122

Exultet orbis grandiis? / 69v-72r (más Deo Patri sit Gloria / 72v- 73r)

Tristis erant apostholi

Guerrero

Fol. 108

Sermone blando ángelus / 73v-75r

Deus tuorum militum

Guerrero

Fol. 110 [añadido] 130

Deus Tuonium militum [sic] / 75v- 78r

Deus tuorum militum

Guerrero

Fol. 112 [añadido] 130

[Esta obra o la anterior no aparece]

Sanctorum meritis

Guerrero

Fol. 114 [añadido] 134

Sanctorum meritis / 78v-79r

Iste confesor

Guerrero

Fol. 116 [añadido] 136

Iste confesor / 80v-84r

Iste confesor

Guerrero

Fol. 118 [añadido] 138

[Esta obra o la anterior no aparece]

Jesu corona

Guerrero

Fol. 120 [añadido] 140

Jesu corona Virginum / 84v-86r


Libro de facistol nº 24: Himnos para los Santos de Sevilla de varios autores

Códice manuscrito sobre pergamino de 39 folios. Se trata del libro de himnos para los Santos de Sevilla que se fue confeccionando poco a poco a medida que los nuevos maestros de capilla iban componiendo himnos necesarios para el realce de una festividad concreta, se conserva actualmente con la signatura Ms 16. En la actualidad contiene 16 himnos pero en el año 1724 solo contenía 12,121 mas tarde se añadieron otros dos himnos de beda, otro de Rabassa y un cuarto anónimo. En el mismo códice aparecen fechas en algunas obras que indican el año en el que fueron copiadas.122
Cada himno tiene su propia historia, por ejemplo, el himno polifónico del maestro Santiago Lauda fidelis parece tener su origen más inmediato en la composición a canto llano para esta festividad que hizo el maestro de ceremonias en 1624.123 Algo similar ocurrió con el himno de Salazar a san Justo y Pastor.124 Los himnos formaban un repertorio con unas consideraciones especiales, por un lado se realizaban códices con los himnos para celebraciones de carácter general y, por otro lado, también se formaban códices para rituales más locales como este caso. Parece ser que en el inventario de 1644 aparece ya el germen de lo que luego será el actual Ms 16.125
 

Libro de facistol nº 25: El libro de Jalón

Se trataba de un códice manuscrito de 91 folios con obras de Francisco Guerrero, Alonso Lobo, y Luis Bernardo Jalón. Era denominado “El libro de Jalón”126 debido probablemente a que contenía una gran cantidad de obras de este maestro o quizás porque fue confeccionado bajo su dirección. Era especialmente importante porque con él se cubrían muchas de las necesidades polifónicas que el propio maestro de ceremonias Villegas había escrito unos años antes de que se confeccionara este códice.127 Contenía salmos, en cinco de ellos (de Jalón) se especifica que se utilizaban en las festividadese Primera Clase, otras obras se interpretaban en momentos muy concretos como un Vexilla regis para la ceremonia de la Seña, y un Gloria Laus para el Domingo de Ramos cuando entraba la procesión por la puerta de la catedral.
También nos interesa las descripciones de Monserrat de este códice por otras dos cuestiones: la primera de ellas para ubicar correctamente la autoría de algunas obras, el archivo de la Catedral de Sevilla conserva actualmente las dos obras antes mencionadas (Vexilla regis y Gloria Laus) en copias de comienzos del s. XX dando la autoría a Lobo, en ellas aparecen además las mismas referencias a su funcionalidad, pues bien, Monserrat no indica en su inventario ninguna otra obra con este mismo título y funcionalidad, por lo que la autoría de las mismas son, sin lugar a dudas, las que el propio Monserrat indica, es decir, Luis Bernardo Jalón. Por lo tanto las copias del siglo XX son obras apócrifas. Otra problemática en torno a una autoría es la de la obra Christus factus est, muy probablemente ésta sea la obra que fue copiada para incluirla en el códice que se realizó en el año 1772 para el Sábado Santo y que contenía además de esta obra la Lamentación y Miserere de Lobo, el códice del año 1772 indica “Xalón” en la autoría del Christus factus es, pero Monserrat medio siglo antes indicaba ya que “no dize [autor]” por lo que no se puede asegurar que le corresponda la autoría. La indicación de “Xalón” pudo ser simplemente una manera de hacer referencia a una obra que se encontraba en el “Libro que llaman de Jalón”. La segunda cuestión de interés que queremos comentar es la referencia que Monserrat hace sobre la renovación del repertorio, la secuencia del Corpus Lauda Sion compuesta por Alonso Lobo que tenía versos a cuatro y a ocho voces fue substituida por la compuesta por Alonso Xuárez, obra enteramente a ocho voces que aun se conserva actualmente.128

Libro de facistol nº 26: Gloria Patri de varios autores

Códice manuscrito sobre pergamino que constaba de 26 folios. Se trata del “libro que llaman de los Gloria Patri” contenía 23 de estas obras que se usaban al final de los salmos o concretamente del Magnificat para mayor solemnidad, como debían amoldarse a los diferentes modos (o tonos) solían componerse en todos ellos, este libro contenía además diferentes obras del mismo tono pero a distintas voces, a 4, a 5 y a 6. En los tres primeros no aparece autoría, el resto, salvo uno de Manuel Cardoso, pertenecen a Francisco Guerrero.
Sin duda alguna este libro estuvo en vigor durante todo el siglo XVII, el maestro de ceremonias de la Catedral de Sevilla Sebastián Vicente Villegas indica en su ceremonial del año 1630 la utilización de Gloria Patri polifónicos al final de todos los salmos en las fiestas de Primera Clase, después de cada uno de los cinco salmos de Primeras Vísperas, y en las Completas de segunda semana de Cuaresma al final de cada uno de los tres salmos. Adrián del Ossu en su ceremonial confirma la utilización de Gloria Patri polifónicos.129 En el análisis de todo el repertorio de música “a papeles” presente en el inventario del año 1724 no encontramos ningún Gloria Patri compuesto por otros maestros, no quiere decir ello que no los hubiera, durante el s. XVIII fue usual que los maestros compusieran el Gloria Patri como una especie de seconda pars en la composición de un salmo, pero sí es cierto que este libro de Gloria Patri se siguió usando en todos aquellos salmos que no fueron interpretados con la nueva música. El códice pudo confeccionarse a comienzos del s. XVII a partir de otro más antiguo. 130

Libro de facistol nº 27: Magnificat de Francisco Guerrero

Códice manuscrito sobre pergamino formado por 101 folios. Los Magnificat solían componerse, al igual que los Gloria Patri, en los ocho tonos, Guerrero compone los dos primeros versos, aunque omite en el primer verso la palabra Magnificat que era entonada en canto llano. Eran, por lo tanto, un total de 16 Magnificat. Sabemos que fue publicado en Lovaina en 1563 bajo el título Canticum Beatae Mariae…, y editada nuevamente en 1583 en Venecia,131 también el Liber Vesperarum contiene parte de estos Magnificat. Por el análisis de los inventarios históricos parece ser que en la catedral solo existió su versión manuscrita, tal vez realizada antes de 1563, aunque sabemos que el maestro recibió un pago por un libro de Magnificat en 1569.132

El cotejo de los inventario nos muestra que este códice se encontraba en el inventario de 1588 (nº 21), coexistía con tres libros más de Magnificat uno de diversos maestros de la primera mitad del s. XVI, y otros dos de Cristóbal de Morales133 y Tomás Luis de Victoria.134 En el inventario de 1600 aparece en la referencia (nº 17), en el de 1605 (n º 11), en el de 1618 (nº 15), en el de 1644 (nº 14). En el de 1724 Monserrat indica que estaba bien tratado y sin faltarle nada, en cambio en el de 1825 no aparece, esto puede ser debido a que ya no se usaba o a que había desaparecido ya definitivamente.

Libro de facistol nº 28: Magnificat de Eduardo Lobo

Códice impreso en Lisboa en el año 1602, tiene la misma estructura que el anteriormente comentado de Guerrero. Aparece en la referencia nº 22 del inventario de 1618borr, en el inventario de 1618 perdemos su pista, pero en el de 1644 aparece en la referencia nº 19, en el de 1724 Monserrat indica que estaba en buenas condiciones pero en 1825 ya no aparece.

Libros de facistol nº 29 y 30: Magnificat de Manuel Cardoso

En 1724 el cabildo conservaba dos ejemplares de este códice de 96 folios impreso en Lisboa en el año 1613. Se trata de su Cantica Beatae Virginia,135 Monserrat no establece una distinción en la funcionalidad. Tiene la misma estructura que los dos anteriores, salvo que el verso Et exultavit era a cinco voces. Se encontraban en mal estado. Parece ser que uno de ellos fue traído por Alfonso Pablo, cantor portugués que era medio racionero en la Catedral de Sevilla, aunque la cita capitular no indica nombre de autor por lo que también podría tratarse del libro de Magnificat de Eduardo Lobo.136

Libro de facistol nº 31: Magnificat de Sebastián Aguilera de Heredia

De todos los libros de Magnificat que tuvo el templo hispalense, todos de prestigiosos maestros como Josquín des Prez, Francisco Guerrero, Tomás Luis de Victoria, Manuel Cardoso y Eduardo Lobo, ninguno de ellos con el pasar de los años dominó al de Heredia en la difícil pugna de los maestros por la inclusión de sus obras en el repertorio vivo de una capilla musical.
Se trata de un códice impreso de 199 folios de gran difusión en el s. XVII, contiene cinco juegos distintos de Magnificat, a 4, a 5, a 6, y a 8 voces, además de un quinto juego de cuatro Magnificat también a 8 voces.137 El archivo de la Catedral de Sevilla conserva actualmente dos libros de Magnificat de Aguilera de Heredia, el primero de ellos el Ms 10, se trata de un libro manuscrito de 68 folios en papel que probablemente fuera copiado a partir del que aparece inventariado por Monserrat. En el Ms 10 quedan los Magnificat a 8 voces de 1º, 3º, 6º, 8º tono, un fragmento del 3º y el 6º tono a 4 voces, y el 4º y 7º tono también a 4 voces.
Muy probablemente el cabildo mandó copiar lo que le era más necesario del antiguo impreso, esto es el Magnificat a 8 voces. En el Ms 10 no aparece ninguna fecha por lo que no podemos asegurar en qué época se llevó a cabo dicha copia.
El segundo libro de Magnificat de Heredia que conserva el archivo de la catedral se trata del Ms 19, aunque algo mejor conservado que el anterior, contiene solo los Magnificat a 4 y a 8 voces de los ocho tonos.138
Vamos a hacer aquí una valoración de todos estos códices de Magnificat, probablemente el códice que contenía el repertorio más antiguo era el catalogado por Monserrat con el nº 32, el cual lo veremos a continuación, pero adelantamos que en 1618 se encontraba ya para el ejercicio de los cantores y no se interpretaba seguramente desde hacía ya bastantes años, debemos matizar que este códice es nombrado de varias formas según el inventario, el de 1618 dice tratarse de Magnificat de Josquín y en otros hace referencia a Carpentras y otros autores, creemos que se trata en todo caso del mismo códice. Los tres libros exclusivamente de Magnificat y de autor único que poseía el cabildo para el servicio del coro en el último tercio del s. XVI fueron los de Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero y Tomás Luis de Victoria, el de este último era de mayor tamaño lo que le daba una ventaja a la hora de la visualización por parte de los cantores, los de Morales y Guerrero eran, en cambio, libros de tamaño mediano, al parecer todos se encontraban en un similar estado de conservación. Al de Guerrero ya le hicimos el seguimiento a través de los inventarios históricos, respecto al de Morales las referencias que poseemos en los inventarios históricos es de un libro en pergamino que probablemente fuera copia del impreso adquirido por la catedral años atrás.139
El códice de Magnificat de Victoria fue conocido muy probablemente en Sevilla después de los de Morales y Guerrero, ya aparece en el inventario de 1588 (nº 22), pero la vida de este códice no fue muy larga, se presenta en el inventario de 1603 (nº 19), en el de 1618borr (nº 20) y en el de 1618 (nº 17) pero no aparece ya en el de 1644, y tampoco es inventariado por Monserrat. Después de su deterioro el cabildo no optó por realizar una copia en pergamino probablemente porque por esta fecha ya poseía otros libros de Magnificat que le resultaban más interesantes y por lo tanto su repertorio se perdió en la Catedral de Sevilla.
Con la entrada del nuevo siglo el cabildo adquiere dos nuevos códices de maestros portugueses, son los ya comentados de Manuel Cardoso y Eduardo Lobo que, como vimos, se difundieron rápidamente hacia Sevilla muy poco tiempo después de su publicación. Cinco códices de Magnificat estaban en buen estado para su uso en el año 1618, no sabemos en qué medida uno dominó sobre otro, pero sí sabemos que el siguiente códice de Magnificat de Aguilera de Heredia, adquirido por el cabildo, al parecer, después de 1644 los eclipsó a todos ellos. El tratarse de un libro considerado de tamaño mediano no interrumpió su buena trayectoria, según Monserrat tenía alguna hoja rota pero también indica que era el que se utilizaba de forma ordinaria, sin duda alguna el códice del maestro aragonés fue del agrado del cabildo y los diferentes juegos de Magnificat dieron lugar a múltiples posibilidades interpretativas. Una muestra más del dominio de este códice nos viene dada por las indicaciones del maestro de ceremonias Adrián del Ossu quien en su ceremonial del año 1687 indica:
“En las Segundas Vísperas de las sobredichas fiestas de Primera Clase y otras que se instituieren de nuevo, hay música a el himno y a el cántico de Magnificat, y ésta se canta por las que compuso el maestro Aguilera a dos choros, de manera que el órgano solo toca el primer verso y no más, porque en toda esta Magnificat se canta a vos.”
140 Para comprender en profundidad la cita anterior debemos tener en cuenta que ya para el año 1687 (en la Catedral de Sevilla), el canto del Magnificat “a papeles” a 8 ó a 11 voces, que representaba la música moderna del momento, era la utilizada en los momentos de mayor solemnidad, es decir, en las Primera Vísperas,141 pero en las Segundas Vísperas aun tenía cabida, como vemos, el canto del Magnificat a través de un libro de facistol.142

Libro de facistol nº 32: Magnificat de varios autores

Códice manuscrito sobre pergamino de 63 folios (aunque le faltaban 12) que recogía obras de Josquín, Morales, de Porto, Acuña, Peñalosa, Pedro Fernández y Carpentras. Estamos, por lo tanto, ante un códice con repertorio de las primeras décadas del s. XVI, según Monserrat no servía ya para su uso en el coro. No obstante, Monserrat indica que “se debe guardar en el archivo porque tiene figuras en música muy particulares y exquisitas”, la notación de este códice contendría probablemente muchas ligaduras que llamaron la atención de nuestro organista en 1724. Monserrat también indica que “son largos y espaciosos por lo prolongado de sus figuras”, parece ser que Monserrat no era consciente de que lo que se había producido era una reducción proporcional del valor de las figuras que no tenía porqué afectar al tempo de interpretación. Respecto a los autores, aparecen las siglas P.F. que puede corresponderse con Pedro Fernández, De Porto hace referencia a Pedro del Puerto, más conocido como Pedro Escobar.143

Libro de facistol nº 33: Salves y motetes de varios autores

Códice manuscrito sobre pergamino de 105 folios, se trata del actual Ms 1, se encontraba en la capilla de la Antigua para la interpretación del Rito de la Salve los Miércoles y Sábados. Este códice ha sido publicado y estudiado por lo que nos remitimos a dichos trabajos.144 Sí queremos destacar que según las indicaciones de Monserrat siempre estaba en la capilla de la Antigua por lo que sabemos que se seguía utilizando aun en 1724. Las obras fueron recopiladas por Rodrigo de Ceballos en 1553, y copiadas por Francisco de Torres en el año 1555.145
El códice de salves se había interpretado durante cientos de años en el templo hispalense, la consecución del estilo policoral no lo hizo caer en desuso, tampoco la llegada del estilo italiano en el s. XVIII ni la importante renovación del repertorio acaecido en tiempos de Rabassa y Ripa, como una burbuja en el tiempo las salves y motetes de Josquín, Morales, Guerrero e incluso Pedro Escobar, habían seguido interpretándose en la tan venerada capilla de la Antigua pero, parece ser, que con la llegada del maestro Arquimbau a finales del s. XVIII, el repertorio del códice vio llegar, en cuanto a su interpretación, el fin de sus días, siendo substituido por un nuevo repertorio.146 Muy probablemente la férrea tradición en torno a la interpretación de la música de este códice ha sido también la razón por la que ha pervivido actualmente.147

Libro de facistol nº 34: Versos y canciones de varios autores

Códice manuscrito sobre pergamino formado por 84 folios. Estamos ante uno de los libros de mayor interés, se encontraba en el coro y era utilizado por los ministriles en las procesiones y en las misas. Contenía siete versos del Te Deum que se utilizaban cuando los ministriles actuaban en alternatim con la capilla de música, parece ser que fueron compuestos por Francisco Guerrero, aunque también aparece el nombre de Urreda deliberadamente borrado. Le siguen tres versos del Pange Lingua (dos de Rogier y otro de Urreda) que cumplían también su función en alternatim. No solo contenía música religiosa, sino que también incluía versos de obras profanas de Alexandro,148 Juan Antonio, 149 Ruffo, 150 Cipriano, 151 Rosselli 152 y del propio Guerrero.153 Este códice es una muestra más de la introducción de obras profanas por parte de los ministriles en el repertorio catedralicio,154 y demuestra que la separación entre lo religioso y lo profano era una delgada línea en muchas ocasiones.155 No es fácil seguir la trayectoria de este códice a través del cotejo de inventarios,156 también puede resultar confusa la evolución de la plantilla de ministriles en la Catedral de Sevilla.157 Si tenemos en cuenta que los compositores más jóvenes representados son Guerrero y Ceballos, es muy posible que se cofeccionara en el tiempo en el que este último estuvo realizando algunos servicios para la Catedral de Sevilla, esto es entre 1555 y 1559. Por otro lado, Mª Carmen Álvarez y Juan Ruiz presentan en sus trabajos una serie de noticias relacionadas con libros para ministriles,158 nos interesa varias de ellas, sabemos que en el año 1549 se efectuaron dos pagos a dos ministriles por un libro de música para este colectivo, y en 1560, 1566 y 1571 aparecen otras tantas referencias, esta última especifica el pago a Juan Bautista “por 27 canciones que hizo puntar…”, es posible que esté haciendo referencia a las obras profanas de este códice. Para conocer el uso que tuvo este códice debemos dirigirnos a las indicaciones de los maestros de ceremonias, desgraciadamente los ceremoniales más antiguos que se conservan en la Catedral de Sevilla son ya del s. XVII, por lo que aun a sabiendas que tiene todo su vigor solo durante estas fechas, van a constituir nuestro punto de apoyo, no obstante, las indicaciones del maestro de ceremonias Villegas parecen reflejar que la polifonía del s. XVI fue la utilizada mayoritariamente para cubrir las necesidades polifónicas al menos hasta 1630, por lo que parece ser que la práctica en muchos aspectos no debió cambiar mucho, también sabemos que la plantilla de ministriles y las normativas que regulaban este colectivo se mantuvieron casi intactas con el cambio de siglo. Eran muchos los momentos en los que tañían los ministriles y sabemos que el propio Monserrat indica la presencia de varios códices para ellos que pudieron cumplir una función diferente. Todas las indicaciones del maestro de ceremonias que no se encuentran relacionadas con una procesión pudieron ser cubiertas en mayor o menor medida con los libros de misas para ministriles. Este códice, en cambio, fue utilizado sobre todo en las numerosas procesiones servidas por los músicos de la catedral dentro y fuera del templo, aunque el propio Monserrat indica que también se usaba en las misas. Por lo tanto no es ni mucho menos descabellado imaginarnos al maestro Francisco Guerrero dirigiendo las partes del ordinario de una misa polifónica y escuchando en la misma ceremonia sus propias obras profanas tañidas por los ministriles. Villegas en su ceremonial de 1630 dedica un capítulo a las procesiones de Primera Clase, estaba formada por cuatro estaciones y siempre al final de cada una de ellas tañían un verso los ministriles. 159 En los días de Dobles y Octavas los ministriles no oficiaban la procesión si ésta iba por dentro, pero sí en el caso de que se celebrara por fuera, evidentemente se trataba de una medida menos solemne acorde con días menos solemnes. En las procesiones de las “dominicas” de todo el año, dentro de la catedral, los ministriles tañían después del órgano al final y no en cada estación como sucedía en los días de Primera Clase. Castro Palacios sigue en gran medida las indicaciones de Villegas160, Adrián del Ossu en su ceremonial de 1687 se muestra en similares términos a la hora de explicar las procesiones de Primera Clase161, también hace numerosas referencias al tañido de los ministriles en los días de Tinieblas, y en algunas referencias, incluso, nos indica las calles de la ciudad por las que pasaba la procesión.162 No solo en los libros de ceremonias tenemos referencias del tañido de los ministriles en las procesiones, el llamado Libro Blanco de la Catedral de Sevilla, libro en el que se colocaba por escrito las dotaciones que personas ilustres realizaban a cambio de un servicio espiritual, tenemos referencias sobre ello, por ejemplo, el racionero Pedro Venegas, dotó en el año 1568 una procesión a la capilla Real para el día de Nuestra Señora de Agosto “acompañando la ymagen de Nuestra Señora con música de menestriles y cantores”.163 Juan de Herrera dotó la procesión el Jueves del Corpus Christi en el año 1594 con “mill y quinientos [maravedís] para los cantores y ministriles”. 164 Pues bien, en todos estos momentos y en otros se utilizaba este interesante códice.

Libro de facistol nº 35: Misas de Palestrina

El inventario de Monserrat quedó finalizado en el año 1724, pero en el año 1731 el cabildo adquirió un nuevo libro de facistol cuya referencia fue añadida por nuestro organista. Se trataba de un libro impreso con cinco misas de Palestrina. Algunas obras del maestro italiano ya eran conocidas en la Catedral de Sevilla, pero hasta este momento, parece ser que se trataba de obras sueltas que formaban parte de un códice con obras de otros autores. No tenemos constancia que el cabildo de la Catedral de Sevilla adquiriera algún códice del maestro italiano hasta éste de 1731, como hemos podido ir viendo en la descripción de los códices anteriores, otros maestros italianos habían gozado, hasta este momento, de igual o mayor fama en el templo hispalense. Este códice no fue impreso en la época en la que vivió el maestro italiano, sabemos que las misas que lo componen fueron publicadas entre otros en el Missarum liber tertius (Roma 1570), y el Missarum liber quintus (Roma 1590).165 La vida del códice palestriniano siguió su propio curso, por el inventario de 1825 podemos deducir que las misas que formaban el códice fueron separadas.166 Dos de estos fragmentos son los que perviven en el archivo catedralicio, concretamente el Ms 11 contiene la Misa Brevis, y el Ms 12 la misa Emmendemus, aunque se trata de copias manuscritas con posterioridad.167

6. Los libros manuales o libretes

Monserrat también hace referencia a siete juegos de libretes o libros manuales, pero la mayor parte de ellos se conservaban ya incompletos en 1724, sin duda alguna el principal problema en la vida de un juego de música en libretes era que la pérdida de uno de ellos, correspondiente a una voz, hacía ya inservibles para su interpretación todas sus obras, a continuación describimos los susodichos siete juegos:

Primer y segundo juego de libretes:

Salmos para solos al órgano Se trataba de dos libretes de pergamino para cantar salmos a solo con el órgano, el primero de ellos tenía ocho salmos y el segundo diez, se indica que estaban “escritos por letra” ello parece indicar que realmente no contenían notación musical sino que se trataba del texto de los salmos a través de los cuales (con las debidas indicaciones) el cantor recitaba la salmodia e incluso improvisaba sobre ella. Alguna descripción que aparece en los inventarios de música corrobora dicha hipótesis.168

Tercer juego de libretes: Salmos para solos al órgano

Se trataba de dos libretes de pergamino para cantar solos al órgano, contenía salmos de Prima, Tercia, Sexta y Completas además del cántico Nunc dimittis, se utilizaba cuando dichas horas eran solemnes debido a alguna celebración. En los inventarios históricos podría corresponderse con el nº 31 del inventario de 1603, aunque aquí se indica que era un solo libro, en el inventario de 1618 aparece en el nº 27.169

Cuarto juego de libretes: Letanías para los seises

Se trataba de un libro de Letanías que los seises cantaban en las procesiones. En el inventario de 1644 aparece en el nº 34, no tenemos referencias anteriores a esta fecha.170

Quinto juego de libretes: Motetes de Francisco Guerrero

Se trataba de seis libretes de motetes impresos de Francisco Guerrero, Monserrat indica en 1724 que estaban muy deteriorados y que, quizás, podían servir para el servicio de los cantores. En los inventarios históricos aparecen varias referencias a libros manuales de motetes de Guerrero, en el de 1588 (nº 28) se indica cinco libros de motetes impresos, pero no parece corresponderse porque sabemos que al menos fueron seis.171

Sexto juego de libretes: Motetes de varios autores

Lo formaban en 1724 cinco libretes en papel, manuscritos, contenían 44 motetes de autores como Morales, Guerrero, Fernández y otros. Originariamente fueron ocho los libretes por lo que eran ya inservibles. El cotejo de inventarios parece indicar que se trata de la referencia nº 29 del inventario de 1588, de ser así estos libros podrían haber servido para el uso de los cantores en las procesiones. En los inventarios de 1603 (nº 28), 1618borr (nº 26) y 1618 (nº 25) están aun completos, pero en el de 1644 (nº 25) se indica ya que faltaban tres libros, por lo que entre 1618 y 1644 la música de estos libretes dejó de interpretarse.

Séptimo juego de libretes: Motetes de Guerrero y otros autores

Es uno de los más interesantes, estaba formado por ocho libros escritos en pergamino y contenían 35 obras con el título de Cantiones Sacrae Beate Marie, fueron escritos en el año 1587. Monserrat indica que faltaba el librete correspondiente al tiple primero. El cotejo entre los inventarios nos permite hacer un seguimiento de ellos, en el inventario del año 1588 aparece en la referencia nº 30, en los inventarios de 1603, 1618borr y 1618 la referencia no parece estar clara,172 pero en el inventario de Jalón (1644) parece corresponderse con la referencia nº 26 indicando que le faltaba ya el librete correspondiente al tiple por lo que, al menos desde esta fecha, ya eran inservibles. No obstante, ello no supuso que una buena parte del repertorio se perdieran para la catedral, Monserrat nos describe los 35 motetes y sabemos, por lo tanto que el actual Ms 1, copiado en 1555 albergaba algunas de estas obras,173 aunque como vimos en su momento este códice tenía una función diferente. Aparece música de algunos maestros que no se encuentran muy representados en el resto de códices catalogados por Monserrat como Villalar174, Crequillon, o Jachet [de Mantua].
Estos libretes pudieron servir de base para la formación del actual Ms 17, códice escrito en notación redonda pero incompleto,175 todas las obras de este códice aparecen en este juego de libretes, no aparecen nombre de autor pero a través del cotejo de las obras y de algunas siglas, además de la comparación con las indicaciones de Monserrat podemos averiguar sus autores.
En el Ave Maria (pp.1-2), aparecen solo las cuatro voces correspondientes al primer coro de un total de 8, al final aparecen las siglas F.G que se corresponden con Francisco Guerrero. En la obra Ego flos campi solo aparecen cuatro voces de un total de ocho. En In te Domine speravi a ocho voces aparece solo las cuatro voces del segundo coro. En Benedictio et claritas a ocho voces, solo aparece un coro, se indica las siglas F. G. En O Altitudo a ocho voces solo aparece el segundo coro. En Laudate Dominum a ocho voces, solo un coro, se indica F.G. En Duo Seraphin a 12 voces solo un coro, se indica F.G. En O clemens a 13 voces, solo aparece las cuatro voces de un coro. En Christe eleison a 12 voces, solo aparece el 2º coro.
La siguiente obra, a ocho voces, solo aparece el segundo coro, no tiene texto pero aparecen las siglas A.L (= Alonso Lobo). Y la última tampoco tiene texto, es a seis voces pero solo aparecen dos voces, se indica igualmente A.L.176 Estos libretes también pueden estar relacionados con las indicaciones de libros de “coloquios” en los inventarios.177
 

7. Epílogo

Gracias al minucioso inventario que nos ha dejado el organista José Muñoz Monserrat podemos conocer cuáles fueron las obras de música que albergaba el archivo de la Catedral de Sevilla en 1724, posiblemente éste haya sido un paso más para una futura Historia del Archivo Musical de la Catedral de Sevilla. Gran parte de los trabajos de este tipo se han centrado en cuestiones más propias de las ciencias de la archivística o la codicología, es cierto que todo ello ha sido

enriquecedor, además se han realizado interesantes estudios sobre la difusión de obras de un determinado códice o compositor, se han publicado un buen número de inventarios de música, pero aun falta mucho por hacer sobre la función que muchas obras desempeñaron una vez que pasaron a formar parte de un archivo musical y sobre su historia particular a lo largo de los siglos. Conocer cómo fue valorada una obra, hasta cuándo se interpretó, a qué repertorio substituyó y a su vez por cuáles obras fue ella substituida, si fueron copiadas de nuevo o modificadas según el estilo de la época, cómo se amoldaban a las indicaciones de los maestros de ceremonias, todo ello y otras cuestiones nos llevan a considerar el estudio del repertorio musical como algo vivo que va más allá de la artificial fragmentación de la historia y, en ocasiones, de la sustracción de obras de archivos y códices para la realización de una antología u Opera Omnia.
 

Apéndices

Inventario de 1588 [ACS. Sección 0, nº 53, ff. 56-57]

“Inventario de la librería de canto de órgano de la santa iglesia de Sevilla que están a cargo del maestro de capilla de la dicha santa iglesia. [1] Primeramente un libro de misas de Jusquín y otros autores puntadas de mano en libro grande de pergamino. [2] Y otro libro de mysas de diversos autores puntadas en pergamino. [3] Y otro libro grande de misas a cinco de Guerrero puntadas de mano en pergamino y enquadernado en cuero blanco y tabla. [4] Y otro libro mediano de mysas breves puntadas de mano en pergamino y enquadernado en tabla y quero blanco. [5] Y otro libro de mysas de George de la Hele impresas en papel, enquadernadas en tablas y en becerro colorado. [6] Y otro libro de misas de Peñalosa, arcediano de Carmona, puntadas en pergamino en marca mediana, viejo. [7] Y otro libro de marca mediana de misas y Credos e Incarnatus de Pedro Hernández y Escobar y otros autores, en pergamino enquadernado en tabla y cuero blanco. [8] Y los dos libros de mysas de Morales en un cuerpo impreso en papel enquadernado en tabla y becerro azeytunado y cintas por manezuelas. [9] Un libro viejo de misas de Jusquín y otros autores, escrito en papel de mano enquadernado en papelón y becerro colorado. [10] Yten el primero libro de misas de Guerrero, impreso, enquadernado en tabla y becerro vayo. [11] Segundo libro de misas de Guerrero impreso enquadernado en tabla y becerro azul y doradas las hojas. [12] Y otro libro de misas y otras cosas para quando va la procesión fuera de la iglesia enquadernado en papelón y becerro colorado, doradas las hojas. [13] Y otro libro de pergamino mediano de psalmos y hinos enquadernado en tabla y cuero blanco. [14] Y otro libro grande de pergamino de hinos de muchos autores enquadernado en tabla. [15] Y otro libro de papel, de mano, de hinos enquadernado en papelón y becerro azul, dorado por çima [16] Y un quaderno de Glorias para los salmos enquadernado en pergamino blanco. [17] Y otro libro de Vitoria impreso de salmos y hinos enquadernado en tabla y cuero blanco. [18] Y otro libro impreso de Bísperas de Guerrero, enquadernado en tabla y becerro colorado y las hojas doradas. [19] Y otro libro grande enquadernado en tabla y cuero blanco de magnificats de Carpentras y otros autores, en pergamino. [20] Y otro libro de manificas de Morales en pergamino, es mediano y enquadernado en cuero blanco y tabla. [21] Y otro libro mediano en perga[mi]no de manificas de Guerrero enquadernado en tabla y cuero blanco. [22] Y otro libro de manificas de Vitoria, impresas, enquadernadas en tablas y cuero blanco. [23] Y otro libro mediano en pergamino de las quatro pasiones enquadernado en tabla y cuero blanco. [24] Y otro libro de motetes de Quaresma y Adviento y lamentaciones en pergamino enquadernado en tabla y cuero blanco. [25] Y otro libro de salves en pergamino enquadernado en quero blanco. [26] Y otro libro de motetes de san Sebastián para las procesiones de los Domingos enquadernado en papelón y becerro negro con pintillas de oro. [27] Y un libro de motetes inpreso en papel de muchos autores enquadernado en tabla y becerro colorado. [28] Y motetes impresos en cinco libros pequeños de Guerrero enquadernados en cuero azul y doradas las hojas y cintas azules con que se atan. [29] Y motetes para las procesiones en ocho libros pequeños de muchos autores enquadernado en papelón y becerro azul dorada la hoja. [30] Y motetes de Nuestra Señora en ocho libros de pergamino enquadernados en becerro vayo y tabla. [31] Y un quaderno de Completas en papel enquadernado en pergamino. [32] Y un quaderno de la Prosa de la Resurreción. [33] Y un quaderno de papel do está puntada la Pasión del Miércoles Sancto. [34] Y un libro viejo de yinos desenquadernado. [35] Yten un caxón grande de madera con su cierradura donde se guardan los dichos libros.”

Inventario de 1603 [ACS. Sección 0, Lib. 53, f. 90]

“Memoria de la librería de canto que está a cargo de Ambrosio Cotes, maestro de capilla de la Santa Yglesia de Sevilla. 1) Primeramente un libro grande pergamino guarnecido con tablas de seis misas de Jusquín. [al margen] Está al servicio del Sagrario. 2) Otro libro grande, pergamino con tablas de innos del maestro Francisco Guerrero. 3) Otro libro grande de seis missas del maestro Francisco Guerrero, cinco de a quatro y una de a cinco. 4) Otro libro grande cinco misas, del maestro Francisco Guerrero dos, y otras dos del maestro Lobo y una de a seis de Guerrero. 5) Otro libro de pergamino de seis misas breves de Morales y de otros autores. 6) Otro libro grande, pergamino de quatro missas de Jusquín. 7) Otro libro de Gregorio de la Hele maestro del Rey de papel de marca grande de siete misas, quatro de a cinco y dos de a seis y una de a siete. 8) Otro libro impreso del maestro Francisco Guerrero de papel de marca grande de ocho misas, una de a seis y dos de a cinco y cinco de a quatro, impreso en Roma. 9) Otro libro de Philippo, maestro del Rey, impreso de papel de marca grande de seis missas, dos de a quatro y una de a cinco, y dos de a seis y una de a siete. 10) Otro libro azul de misas y motetes y prosas de diferentes autores questá en la Antigua, es de pergamino. 11) Dos libros de Morales enquadernados en un cuerpo de misas. [Al margen] truxo Calvo. 12) Un libro de motetes de Jusquín de a seis y de a cinco y de a quatro de papel de marca mayor. 13) Un libro grande de pergamino de hinos de Carpentras y de Pedro Fernández y de otros autores. 14) Otro libro de motetes de Quaresma de pergamino de diferentes autores. 15) Otro libro de pergamino del maestro Francisco Guerrero de las quatro pasiones. 16) Otro libro de pergamino de pslmos e hinos de diferentes autores. 17) Otro libro de pergamino de magnificats del maestro Francisco Guerrero. 18) Otro libro de pergamino de magnificas de Morales 19) Otro libro de magnificas de Vitoria. 20) Otro libro de hinos de Vitoria. 21) Otro libro de pergamino de Pedro Fernández de magnificas y de incarnatus. 22) Otro libro de pergamino de salves y motetes de diferentes autores [al margen] está en la Antigua. 23) Inos y magnificas del maestro Francisco Guerrero. 24) Otro libro de mano de papel de psalmos. 25) Otro libro pequeño de papel de glorias [al margen] viejo. 26) Otro libro de beatus y oficios de tinieblas y Gloria Laus de Ramos. 27) Dos libros en una talega de lienzos manuales de pergamino con sus tablas de coloquios y motetes del maestro Francisco Guerrero. 28) Otros ocho libros de motetes de diferentes autores, manuales, escripto de mano en papel. 29) Cinco libros azules manuales de motetes de Francisco Guerrero. 30) Otros cinco libros colorados manuales en una talega del maestro Francisco Guerrero. 31) Un libro de completas en papeles, pequeño, de marca mayor. 32) Otro libro de coloquios con quatro libros pequeños en el de los mismos coloquios en papel puntado de mano.”

Inventario de 1618 [borrador] [ACS. Sección 0, nº 53, ff. 92r, 93r y 94v]

“[f.92r] [1] Un libro de missas del maestro Lobo. [2] Otro libro de Juan de Esquivel de missas. [3] Otro libro y a parte del maestro Guerrero de misas. [4] Un libro de hinos y magnificas del maestro Guerrero. [5] Un libro de misas de Garro, ympreso, nuebo. [6] Un libro de antiguos motetes de diferentes autores, papel. [7] Un libro de pasiones del maestro Lovo de papel. [8] Un libro de magnificas de Cardosso, es nuevo. [9] Un libro de missas de Rugier. [10] Un libro de magnificas de Morales de pergamino. [11] Otros magnificas de Guerrero de pergamino. [12] Un libro y muy antiguo de diferentes autores, grande, pergamino. [13] Un libro de motetes de quaresma de pergamino. [14] Tres libros grandes de Morales, 2ª y 3ª parte de pergamino, nuebo. [15] Un libro de cinco misas de a 4 y una de a 6 y una de a 5. [16] Un libro de misas de Guerrero y Lobo de pergamino. [17] Otro libro de Guerrero de missa de a 5 y de a 6 de pergamino. [18] Otro libro de salmos e ynos de Guerrero de pergamino. [19] Otro libro de ynos de Vittoria, ympresso. [20] Otro libro de magnificas de Vittoria. [21] Otro libro de misas de pergamino de Lovo, nuebo. [22] Otro libro de magnificas de Lovo, impreso, nuebo. [23] Nuebe librillos pequeños de motetes. [24] Otros libros de coloquios del maestro Guerrero de pergamino. [fol. 93r] [25] Cinco libros de motetes del maestro Guerrero, papel [26] Ocho libretes negros de diferentes cossas, papel. [27] Un libro de pergamino de diferentes autores de missas breves. [28] Un libro viejo de motetes y missas de diferentes autores. [29] Un libro de responssos viejos de Semana Santa de diferentes autores, viejo, de papel. [30] Un libro muy viejo de Gloria Patri. [31] Un libro mediano de coloquios del maestro Guerrero Lovo de papel. [32] Otro libro que se intitula de ynstrumentos, viejo. [33] Un librito de cantar al órgano de salmos, sin música. [fol 94v] En el servicio del Sagrario en 16 de mayo 1618. 1. [34] Primeramente un libro viejo de papel de manificas e inus de J. Navarro, de papel. 2. [35]Yten otro libro de misas de Vittoria de papel de marca mayor, viejo. 3. [36]Yten otro libro de pergamino de missas de Francisco Guerrero. 4. [37]Yten otro libro de pergamino de magnificas de Jusquín. 5. [38]Yten otro libro de pergamino viejo de tres missas de diferentes autores. 6. [39]Yten v libretes de Guerrero impresos de motetes de Guerrero, de papel. 7. [40]Yten un libro grande pergamino de 6 missas de Jusquín.”

Inventario de 1618 [ACS. Sección 0, nº 53, f. 95r]

Memoria de la librería de canto que está a cargo del Padre maestro Santiago, maestro de capilla de la sancta yglesia de Sevilla. [1] Primeramente un libro grande de pergamino guarnecido con tablas de seis missas de Josquín que está al exercicio del Sagrario. [2] Otro libro grande de pergamino con tablas de hinos del maestro Guerrero. [3] Otro libro grande de pergamino de seis missas del maestro Francisco Guerrero, cinco de a quatro y una de a cinco. [4] Otro libro grande de cinco misas, del maestro Francisco Guerrero dos y otras dos del maestro Lovo, y una de a seys de Guerrero. [5] Otro libro de pergamino de seis missas breves de Morales y de otros autores. [6] Otro libro de Gregorio de la Hele, maestro del rey, de papel de marca grande, de siete missas, quatro de a cinco, y dos de a seys y uno de a siete. [7] Otro libro impreso del maestro Francisco Guerrero, de papel de marca, grande, de ocho missas: una de a seis y dos de a cinco, y cinco de a quatro, impreso en Roma [8] Otro libro de Philippo, maestro del Rey, ympreso de papel de marca, grande, seis misas, dos de a quatro y una de a cinco y dos de a seis y una de a siete. [9] Dos libros de Morales enquadernados en un cuerpo de missas. [10] Un libro de motetes de Jusquín de a seis y de a cinco y de a quatro de papel de marca mayor ympreso. [11] Un libro grande de pergamino de yinos de Carpentras y de Pedro Hernández y de otros autores. [12] Otro libro de motetes de Quaresma de pergamino de diferentes autores. [13] Otro libro de pergamino del maestro Francisco Guerrero de las quatro passiones. [14] Otro libro de pergamino de psalmos e hinos de diferentes autores. [15] Otro libro de pergamino de Magnificat del maestro Francisco Guerrero. [16] Otro libro de pergamino de Magnificats de Morales. [17] Otro libro de Magnificats de Vitoria. [18] Otro libro de hinos de Vitoria. [19] Otro libro de pergamino de Salves y motetes de diferentes autores questa en la Antigua. [20] Otro libro colorado de papel impreso de hinos, psalmos y Magnificats del maestro Francisco Guerrero. [21] Otro libro de mano de papel, de psalmos. [22] Otro libro viejo de papel pequeño de Glorias. [23] Otro libro de beatus y hiciens de tinieblas y Gloria laus de Ramos. [24]Otros libros de una talega de lienço manuales con su pergamino con sus tablas de coloquios y motetes del maestro Francisco Guerrero. [25] Otros ocho libros de motetes de diferentes autores, manuales, escriptos de mano en papel. [26] Cinco libros azules manuales de motetes de Francisco Guerrero. [27] Un libro de Completas en papel pequeño de marca mayor. [28] Otro libro de coloquios en papel puntados de mano.

Inventario de 1644 [ACS. Sección IX, Leg. 125, nº 15]

“En la ciudad de Sevilla en ocho días del mes de Março de mil y seiscientos y quarenta y quatro en presencia del señor don Agustín de Aguirre contador de la fábrica de esta santa iglesia [y] Luis de Herrera notario de la dicha fábrica se hizo inbentario de los libros de canto de música que tiene la santa iglesia de Sevilla para entregar a Luis Bernardo Jalón, maestro de capilla, los quales son los siguientes: [1] Primeramente un libro de missas de a quatro del maestro Guerrero, grande, de pergamino. [2] Otro libro de misas de a cinco del dicho maestro Guerrero, de pergamino. [3] Primera, segunda y tercera parte del maestro Morales en tres libros de pergamino. [4] Otro libro de himnos estravagantes en pergamino de pocas ojas y grande. [5] Otro libro del maestro Guerrero impreso de misas. [6] Otro libro de misas breves de pergamino donde se dice el Incarnatus. [7] Otro libro de motetes y lamentaciones, del maestro Guerrero, mediano, en pergamino. [8]Otro libro de las quatro pasiones de pergamino, mediano, compuesto por el maestro Guerrero. [9] Otro libro impreso mediano misas del maestro Alonso Lobo. [10] Otro libro de misas impreso, mediano, del maestro Felipe Rogier. [11] Otro libro escrito en pergamino de missas del maestro Lobo y Guerrero, grande, que llaman el libro pardo. [12] Otro libro del maestro Lobo, grande pergamino de missas que compuso quando vino de Toledo. [13] Otro libro de himnos de pergamino, mediano, del maestro Guerrero. [14] Otro libro de magnificas, mediano, en pergamino del maestro Guerrero. [15] Otro libro mediano de Manificas del maestro Morales en pergamino. [16] Otro libro de pasiones y lamentaciones y Miserere en papel del maestro Lobo, mediano. [17] Otro libro de himnos antiguos grande, de diferentes maestros, en pergamino. [18]Otro libro de misas de Duarte Lobo de papel impreso, mediano. [19]Otro libro de Manificas breves de Duarte Lobo en papel. [20] Otro libro de Manificas del maestro Cardosso en papel impresso. [21] Tres libretes pequeños viejos donde está la prossa y una misa de difunctos de diferentes autores. [22] Otro libro en pergamino mediano del Beatus y responsorios de dominicas de la Quaresma y señas, de Guerrero. [23] Otro libro del mismo tamaño de pergamino de Glorias Patris de diferentes maestros. [24] Ocho libretes medianos de pergamino de diferentes maestros y lo mas del maestro Guerrero, coloquios y motetes. [25] Cinco libros viejos que llaman negros para las procesiones, en papel, faltan tres porque avían de ser ocho. [26] Un juego de motetes del maestro Guerrero, menos un tiple. [27] Otro juego de motetes de Guerrero y faltan el contrabaxo y la quinta parte. [28] Dos libretes de salmos para cantar al órgano en pergamino y aforrados en calrutillas negras. [29] Ytem un libretillo en pergamino escripto para cantar al órgano an de ser dies, falta uno. [30] Ytem otro libro del maestro Guerrero, impreso, que tiene en el exercicio Diego de Palacios, de missas. [31] Otro libro grande en papel de Misas de Jerje de la Ele. [32] Quatro libretes los tres negros impresos y el otro pardo de motetes del maestro Guerrero. [33] Dos libros de misas del maestro Cardoso y Magallanes que son del racionero Manuel Correa que los da a esta santa iglesia y el dicho racionero tiene en su poder un libro de misas de Cardoso que es de la iglesia. [34] Un librete nuevo de letanías en pergamino y aforrado en calutilla negra. [35] Dos libros de coloquios de mano en papel del maestro Guerrero, uno para los ministriles y otro para la capilla, tañen Completas del maestro Lobo y el salmo solemne que se llama de primer salmo.

Inventario de 1825 [ACS, Sección 0, nº 55]

“Libro de música en pergamino y papel: 1) Un libro de misas de misas de la Virgen para los sábados de 4 tono y la salve a 4 voces. Dicho libro está en la Antigua. Del maestro Arquimbau. 2) Libro de las 4 passiones de facistol del maestro Lobo. 3) Libro de una lamentación del Viernes Santo y el Miserere que no sirven por haverlos hecho el maestro Arquimbau de papeles. El Christus factus es sirve. Del maestro Lobo. 4) Libro de magnificas de todos tonos para dobles y 2ª clases. Del maestro Aguilera. 5) Libro de Glorias Patris de todos tonos para primeras clases. Del maestro Guerrero. 6) Libro viejo de magnificas de todos tonos, duplicado. Del maestro Aguilera. 7) Libro de misas para las Octavas. 8) Libro de Psalmos para las primeras clases que no hay violines: Misa breve a 1. Virgo perpetua. Declaratur hodie. Beatus est. Vaxila Regis. Gloria Laus. Christus factus est. Misa ferial. Petite et accipietis. Libera me Domine. Seña. Misa breve. 9) Libro para la procesión dominical con incarnatus. Del maestro Arquimbau. 10) Libro de misa del Tantum ergo para las misas de renovación. Del maestro Nebra. 11) Libro de 3 magnificas, la primera a 4 de primer tono, la 2ª a 6 de 4º tono, la 3ª a 6 de 5º transportado por fefaut. Todas de primera clase con bajón obligado. Del maestro Arquimbau. 12) Libro de Misa de Réquiem con el canto llano separado arreglado por el maestro Arquimbau. 13) Libro de Misa de cofradía arreglada por el maestro Arquimbau. 14) Libro de Magnificas para 2ª Vísperas de primera clase de 8º tono. Himno del corazón de Jesús de 4º tono. Himno de San Vicente de 5º tono. Pange Lingua de 5º tono del maestro Arquimbau. 15) Libro de Misa de 2º tono transportado para diario. Del maestro Prenestini. 16) Libro de misa de 8º tono para diario del maestro Prenestini. 17) Libro de misa de 5º punto alto para diario del maestro Prenestini. 18) Libro de misa de 5º tono la mediación en gsolreut para diario. 19) Libro de misa de 6º tono para diario, del maestro Prenestini. 20) Libro de himnos de oficios propios para diario. De distintos autores. 21) Libro de himnos del Común y tiempo pascual. 22) Libro de misa en papeles de 4º tono sin Credo, 15 papeles. 23) Libro de misas.”

Inventario de 1724 [ACS. Sección 0, nº 11157]

Inventario de las obras de latín y romance, libros, quadernos y papeles que ay en el archivo de música de esta santa iglesia patriarcal de Sevilla: Este inventario está repartido en quatro sitios de la iglesia, el primero y más principal está en la sacristía de san Laureano, otra parte de libros está en la capilla de la Granada para el huso y ejercicio de los seyses y de todos los profesores. Otra parte de libros está en la capilla de Nuestra Señora de la Antigua para el e[jer]cicio de las missas y salve de Nuestra Señora los sábados y Miércoles. En el choro […] el de los ministriles para las Primeras [Vísperas de se]gundas clases.

Libretes sueltos

[ N º de juegos]

[Nº de libretes]

[Descripción]

[1]

1

Un librete de pergamino con su cubierta de lo mismo que están escritos ocho psalmos de Vísperas por le[…] cantar versos solos al órgano.

[2]

1

Un librete de pergamino con cubierta de lo mis[mo] están escritos diez psalmos de vísperas por letra p[ara los] versos solos al órgano.

[3]

2

Dos libretes de pergamino con cubiertas entablilla[dos los] quales están escrito en cada uno de ellos los [psalmos] comunes de Prima, los tres de Tercia, los tres de Sexta y los Quatro de Completas, y el cántico Nunc dimittis para cantar versos solos al órgano quando son solemnes dichas horas.

[4]

1

Un librete de pergamino con cubierta de lo mismo que está escrita la letanía mayor para que los seyses la repitan en las procesiones.

[5]

6

Seis libretes de motetes impresos del maestro Guerrero de a quartilla, están muy maltratados y deshermandados y no pueden servir en la iglesia. Se pueden aplicar para el uso de los seises en el exercicio de la capilla de la Granada o ponerlos donde gustare el cabildo.

[6]

5

Cinco libretes de papel de marca mayor, manuscriptos, con sus cubiertas entablilladas en los quales ay quarenta y quatro motetes y himnos a 4, a 5, a 6 y a 8 de los maestros siguientes: Guerrero, Morales, Fernández, Berdelot, Jaquet, Luiset, Finot, Fenin, Mouton, Adrián, Dalva, Juzquín y Urreda. A este juego de libretes le faltan tres tomos porque para estar completo el juego han de ser ocho, están todos muy maltratados en las ojas y no pueden servir en esta Santa Iglesia. Se pueden aplicar para el uso de los seises en el exercicio de la capilla de la Granada, o ponerlos a donde gustare el cabildo.

[7]

7

Siete libretes de pergamino que es como vitela, con las cubiertas entablilladas, que contienen treinta y cinco obras de latín [el] título es el siguiente: Cantiones Sacrae Beate Marie […]enitricis. Se escribieron en el año de 1587, y la solfa y […] admirable, y están como nuevos. Los motetes o cancio[nes son] a 13, a 12, a 8, a 6, a 5 y a 4 vozes, de los [maestros] Francisco Guerrero, Juzquín, Villalar, Victoria […], Crequillón, Morales, Jachet, Fernández, […], Pedro Guerrero.

Para más claridad e in[…] se ponen aquí los títulos de las obras por su […] stán en los libretes, el maestro que los [hizo y a qu]antas vozes es cada una de las dichas obras.


[Relación de obras de los siete libretes anteriores]

[Nº]

[Género]

[Título]

[Nº de voces]

[Autor]

1

Motete

Ave María gratia plena

A 8 vozes

Maestro Francisco Guerrero

2

Motete

Regina caeli laetare

A 8 vozes

Maestro Francisco Guerrero

3

Motete

O gloriosa Domina. Con 2ª parte

A 8 vozes

Maestro Francisco Guerrero

4

Motete

Ego flos campi

A 8 vozes

Maestro Francisco Guerrero

5

Motete

Filiae Jerusalem

A 8 vozes

Maestro Francisco Guerrero

6

Motete

Dúo Seraphim

A 12 vozes

Maestro Francisco Guerrero

7

Motete

O clemens, o pia

A 13 vozes

Maestro Francisco Guerrero

8

Motete

Benedicta es caelorum Regina

A 6 vozes

Maestro Josquín

9

Motete

Ista est speciosa

A 6 vozes

Maestro Villalar

10

Motete

Vidi speciosa

A 6 vozes

Maestro Victoria

11

Motete

Beata Dei genitrix Maria

A 6 vozes

Maestro Guerrero

12

Motete

Tota pulchra es Maria

A 6 vozes

Maestro Guerrero

13

Motete

Inviolata, integra et casta

A 5 vozes

Maestro Josquín

14

Motete

Virgo divino nimium favore plena

A 5 vozes

Maestro Guerrero

15

Motete

Sicut lilium inter spinas

A 5 vozes

Maestro Palestrina

16

Motete

Nigra sum sed formosa

A 5 vozes

Maestro Crequillón

17

Motete

Ave Maria, gratia plena

A 5 vozes

Maestro Moralez

18

Motete

Ave virgo sanctissima

A 5 vozes

Maestro Guerrero

19

Motete

Audi dulcis amica mea

A 4 vozes

Maestro Jachet

20

Motete

Sancta et immaculata virginitas

A 4 vozes

Maestro Moralez

21

Motete

O gloriosa Domina

A 4 vozes

Maestro Pedro Fernández

22

Motete

Ortus conlusus

A 4 vozes

Maestro Cevallos

23

Motete

Surge propera amica mea

A 4 vozes

Maestro Palestrina

24

Motete

Ave Maria, gratia plena

A 4 vozes

Maestro […]

25

Motete

O beata Maria

A 4 vozes

[…]

26

Motete

Sancta Maria succurre miseris

A 4 vozes

[…]

27

Motete

Salve Regina. 4 versos

A 4 vozes

[…]

28

Motete

Alma redemptoris mater

A 4 vozes

[…]

29

Motete

Ave Regina caelorum

A 4 vozes

[…]

30

Motete

Regina caeli laetare

A 4 [vozes]

[…]

31

Motete

Et in terra pax. Con segunda parte Qui tollis

A 1[…]

[…]

32

Motete

In te Domine speravi

A 8 [vozes]

[…]

33

Motete

Benedictio, et claritas

[...]

[…]

34

Motete

O altitudo divitiarum

A 8 vozes

Maestro Guerrero

35

Motete

Laudate Dominum de coelis

A 8 vozes

Maestro Guerrero



A este juego de libretes le falta un tomo que es el tiple primero, y sin él no sirven los otros siete tomos que ay al presente en el archivo. INVENTARIO DE LOS LIBROS de facistol que tiene el archivo de música de la santa Iglesia Patriarcal de Sevilla, y los que ay en la capilla de Nuestra Señora de la Antigua para el servicio de las Missas y Salves de los Sábados y Miércoles y los que ay en la capilla de la Granada para el exercicio de los seyses y profesores de música; y también el libro que los ministriles tienen en el choro para las Proseciones.
 

 

 Juan María Suárez Martos


 

 

1 Este artículo trata algunos aspectos relacionados directamente con mi Tesis Doctoral que será presentada próximamente, por lo tanto en lo concerniente al repertorio de los maestros del s. XVII de la Catedral de Sevilla, sus biografías, la edición de las obras conservadas en dicha catedral y otros aspectos, me remito a su próxima consulta: SUÁREZ MARTOS, Juan María: Música Sacra Barroca en la Catedral Hispalense: Los maestros del s. XVII. Universidad de Sevilla. Este artículo se centra en el estudio de los libros de facistol y libretes (o libros manuales), y dejamos todo el análisis de la música “a papeles” para presentarla en nuestra Tesis Doctoral.

2 Esta historia puede llegar a ser muy enrevesada, por ejemplo, una obra de un maestro conocido del s. XVI puede estar en un códice confeccionado en el s. XVII y adaptada estilísticamente a este siglo, adquirida por una catedral durante el s. XVIII pero no interpretada hasta el s. XIX, extraviada en el s. XX, aparecida en otro archivo en el s. XXI y catalogada como apócrifa después de su estudio.

3 Aunque que un códice aparezca en un inventario no quiere decir que se interpretara y que no aparezca no tiene por qué implicar que no existiera en los archivos del organismo que lo custodiaba.

4 Véanse: ROS FÁBREGAS, Emilio: “Libros de música en bibliotecas españolas del s. XVI (I-III)” En: Pliegos de bibliofília, nº 15-17 (2001-2002). CARRERAS, Juan José: “Repertorios catedralicios en el siglo XVIII: Tradición y cambio en Hispanoamérica y España” En: Revista de Musicología, 1993, Vol. XVI, nº 3, pp. 1197-1204. (Actas del XV congreso de la Sociedad Internacional de Musicología. Culturas Musicales del Mediterráneo y sus ramificaciones). RAYNAUD, François: La Polyphonie Tolédane et son milieu des premiers temoignages aux environs de 1600. París: CNRS, 1996. CALAHORRA MARTÍNEZ, Pedro. “Los fondos musicales en el siglo XVI de la Catedral de Tarazona. I. Inventarios” En: Nassarre VIII-2, 1992. QUINTANAL, Inmaculada: “Enrique Villaverde, maestro de capilla de la Catedral de Oviedo” En: Revista de Musicología, 1978, Vol. I, nº 1-2, pp. 189-190. GALLEGO, Antonio: “Un siglo de música en Valdemoro (1582-1692). En: Revista de Musicología, 1978, Vol. I, nº 1-2, pp. 244-245. MARTÍNEZ CUESTA, Juan / KENYON DE PASCUAL, Beryl: “El infante don Gabriel (1752-1788), gran aficionado a la música.” En: Revista de Musicología, 1988, Vol. XI, nº 3. Homenaje a Carlos III, pp. 37-40. LOLO, Begoña: “Consideraciones en torno al legado musical de Sebastián Durón después de su exilio en Francia”. En: Revista de Musicología, 1992, Vol. XV, nº 1, pp. 202-208. DÍEZ MARTÍNEZ, Marcelino: La música en Cádiz: La Catedral y su proyección urbana durante el siglo XVII. Cádiz: Universidad de Cádiz, 2004. Vol. III, pp. 333- 336. OLMOS, Ángel Manuel: “Aportaciones a la temprana historia musical de la capilla de las Descalzas Reales de Madrid (1576-1618)” En: Revista de Musicología, 2003, Vol. XXVI, nº 2, pp. 439-489. CRAESBEEK DE MELLO, A: Primera parte do index da livraria do música do muyto alto e poderoso rey dom Ioao IV, nosso sennor, Lisboa 1649 (Edición facsímil academia Portuguesa de Historia, 1967). ASENJO BARBIERI, Francisco: Documentos sobre música española y epistolario (Legado Barbieri). Volumen 2. Madrid: Fundación Banco Exterior, 1988 (Edición a cargo de Emilio Casares Rodicio). pp. 62-69. LLORDÉN, Andrés: “Inventario musical de 1770 en la Catedral de Málaga”. En: Anuario Musical, (1969-1970) CSIC, Vol. XXIV pp. 237-246. SUBIRÁ, José: “Un insospechado inventario musical del siglo XVIII”. En: Anuario Musical, (1969-1970) CSIC Vol. XXIV pp. 227-236. MADURELL, José María: “Documentos de archivo: manuscritos e impresos musicales (s. XIV-XVIII) En: Anuario Musical nº 23, Año 1968, pp. 199-221. GARBAJO, Javier: “El archivo de música de la Catedral de Ourense” En: Campos interdisciplinares de la Musicología. V congreso de la Sociedad Española de Musicología. Barcelona, 2000, pp. 335-349.

5 GUTIÉRREZ CORDERO, Rosario. / MONTERO MUÑOZ, Mª Luisa: “Estudio de los inventarios de las obras musicales de la Catedral de Sevilla (1588-1825)” En: Campos interdisciplinares de la Musicología. V congreso de la Sociedad Española de Musicología. Barcelona, 2000, pp. 315-334. GARBAJO, Javier: “El archivo de música de la Catedral de Ourense” En: Campos interdisciplinares de la Musicología. V congreso de la Sociedad Española de Musicología. Barcelona, 2000, pp. 335-349.

6 ÁLVAREZ MÁRQUEZ, Mª del Carmen. El mundo del libro en la Iglesia Catedral de Sevilla en el siglo XVI. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla, 1992.

7 GONZÁLEZ BARRIONUEVO, Herminio: Francisco Guerrero. Vida y obra: La Música en la Catedral de Sevilla a finales del s. XVI. Sevilla: Cabildo Metropolitano de la Catedral de Sevilla, 2000.

8 Véase: ISUSI FAGOAGA, Rosa: La música en la Catedral de Sevilla en el siglo XVIII: La obra de Pedro Rabassa y su difusión en España e Hispanoamérica. Tesis Doctoral. Universidad de Granada Departamento de Historia del Arte, 2002, Vol. II, pp. 146-155. La signatura en el Archivo de la Catedral de Sevilla es: Sección IX. Libro 125, 15-17. Isusi también publica otros inventarios relacionados con Pedro Rabassa como la relación de obras que se copiaron para la Catedral de Cádiz, Op. cit. pp. 163-169, y otro inventario de la Catedral de Valencia del año 1881 sobre obras de Rabassa, Op, cit, pp. 169-171.

9 No vamos a entrar en detalles sobre la controversia que tuvo lugar a comienzos del s. XVIII entre partidarios y detractores de un pasaje musical compuesto por el maestro Valls enjuiciado por algunos como técnicamente incorrecto, lo que a nosotros nos interesa aquí es la relación de obras comentadas por Santiso en su escrito de 1716. Santiso comenta obras de Galán, Hinojosa, Ortells, Bailón, Joaquín Martínez, algunas de ellas aparecen en el inventario de Monserrat y posiblemente se encontraban en el archivo debido a la intervención de Santiso en dicha controversia. Santiso comenta obras que posiblemente se encontraban en libros de facistol, concretamente habla de tres misas de Palestrina Spem in altum, Repleatur os deum laude y Sine nomine, solo ésta última la encontramos en el libro impreso adquirido por la catedral en 1731. Sin duda alguna dichas misas pudieron ser del propio Santiso, pero también es posible que entre 1644 y 1724 se adquiriera un códice de Palestrina, que desapareció antes del inventario de 1724. Santiso sigue colocando ejemplos de obras que sabemos que existían en la catedral por esas fechas, la misa de Guerrero Iste sanctus, ejemplos de los Magnificat de Aguilera de Heredia, y las misas de Eduardo Lobo Dicebat Iesus y Valde honorandus. También coloca un ejemplo de la misa O magnum misterium de Victoria, sabemos que el maestro abulense envió varios libros de misas pero ninguno aparece en los inventarios históricos. Sigue con tres ejemplos de misas de Alonso Lobo que se encuentran en el Liber Primus missarum y varios ejemplos del impreso de misas publicado por José de Torres en 1703. Un ejemplar de este códice se conserva hoy día en la catedral (Ms 20), pero Monserrat en 1724 no lo coloca en su inventario. Finalmente, concluye con ejemplos de maestros de la Catedral de Sevilla como beda o Salazar (incluso coloca ejemplos de obras conservadas hoy día) y de otros como Carlos Patiño. En definitiva, todo hace pensar que Santiso coloca ejemplos de música que se encontraban en el archivo de la catedral hacia 1716, si fuera cierto, ello supondría la presencia de algún códice de misas de Victoria, de Palestrina y de José de Torres que se perdieron entre 1716 y 1724 o que existían pero por alguna razón no fueron inventariados por Monserrat. Como solo hablamos de una hipótesis no haremos más referencias a este hecho en el análisis que sigue. Véase: LPEZ CALO, José: La controversia de Valls. Vol. I. Textos (I). Ejemplar de Granada. Granada: Centro de Documentación Musical de Andalucía, 2005, pp. 243-299.

10 ACS Sección 0, Sig: 11157. El inventario ha sido restaurado recientemente, sin embargo algunas partes del mismo resultan ilegibles, en nuestra transcripción colocamos entre corchetes todo lo que ha sido añadido.

11 Para aspectos biográficos de este organista véase: SUÁREZ MARTOS, Juan María: El organista José Muñoz Monserrat. Vida y obra en la Catedral de Sevilla. Sevilla: El autor, 2003.

12 Véase: GONZÁLEZ BARRIONUEVO, Herminio / AYARRA JARNE, José Enrique /VÁZQUEZ VÁZQUEZ, Manuel: Catálogo de libros de polifonía de la Catedral de Sevilla. Granada: Centro de Documentación Musical de Andalucía, 1994.

13 Este inventario se realizó, como era acostumbrado, al finalizar un magisterio de capilla, en este caso tras la muerte del Gaspar de beda. Recoge en primer lugar la música “a papeles” de los maestros de capilla del s. XVII, así como los libretes que se conservaban, continúa con los libros de facistol y concluye con la obra de Gaspar de beda. El inventario ha permanecido custodiado por los archiveros de la Institución Colombina a la espera de su restauración y publicación de su existencia en un tercer volumen de inventariado del archivo de la catedral, sin duda alguna debo agradecer a Isabel González Ferrín, archivera de la Institución Colombina, haber puesto este interesantísimo inventario a disposición de los investigadores. Para el inventario publicado véase: RUBIO MERINO, Pedro: Archivo de la Santa Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Sevilla. Inventario general. Madrid: Fundación Ramón Areces, 1987. Vol.1. RUBIO MERINO, Pedro / GONZÁLEZ FERRÍN, Isabel, 1998. Vol. 2.

14 Para más información sobre la ubicación de los libros corales y de polifonía durante el s. XVI véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ, María del Carmen: El mundo del libro en la Iglesia Catedral de Sevilla en el siglo XVI. Sevilla: Excma. Diputación Provincial de Sevilla, 1992, pp. 42-46.

15 El maestro Carlos Patiño se convertiría posteriormente en maestro de la capilla Real de Madrid.

16 Para conocer cómo se estructuraba esta capilla en su origen véase: ACS. Sección IX: Leg. 89, nº 8.

17 Sabemos que durante el s. XVI la capilla de la Antigua y la capilla de Scalas poseyeron libros de canto de órgano para su propio servicio. En el inventario de bienes de la Antigua aparecen referencias a un libro de Salves y misas y a otro de motetes, véase: Archivo de la Catedral de Sevilla (ACS) Sección IX: Fondo Histórico General, caja 89, doc nº8, parece ser que ninguno de ellos aparecen ya en el inventario de 1588. El ocho de mayo de 1626 un ministril donó un libro de canto de órgano para su servicio (AC Año 1626, f. 45r). En el inventario de 1541 sobre los bienes de la capilla de Scalas aparecen dos referencias a libros de canto de órgano, uno forrado en cuero blanco, y un juego de cuatro libros manuales impresos y forrados en cuero blanco, véase: ACS Sección Patronatos, doc. Nº 331; en los inventarios que aparecen en el nº 332 de la misma sección se menciona en el año 1695 la presencia de varios libros de canto de órgano “dos libros de canto de Vísperas y missas de las obligaciones de la capilla los quales tiene el señor capellán mayor en su escaparate […] dos libros de canto uno de oficio de difuntos y el otro de diferentes misas los quales están en poder del sacristán” f. 34r-v.

18 Colocamos en un apéndice la transcripción de dichos inventarios indicando entre corchetes nuestra propia numeración en los casos que no venga proporcionada por el propio inventario.

19 En el inventario de las capillas del Sagrario fecho en 1721 aparecen varias referencias a libros que corrobora las indicaciones de Monserrat, no obstante las indicaciones de los códices no son muy descriptivas, véase: ACS Sección IV: Fábrica nº 401, f. 1v.

20 Parece ser que Gutiérrez Cordero y Montero Muñoz en su artículo sobre los inventarios de la Catedral de Sevilla aplican dicho borrador al inventario de 1605, además del aspecto paleográfico que comentamos, aparece en este inventario algunos libros que sabemos que fueron adquiridos después de 1605.
21 AC 1617 “Este día mandó el cavildo que se saque una memoria en la contaduría de esta Santa Yglesia de todos los libros que ay de canto de órgano, se bea los que oy ay en ser y los que faltan para que se cobren, y de todos se haga entrego de ellos por inventario al padre maestro fray Francisco de Santiago, maestro de capilla de esta Santa Iglesia” [12 de Abril]

22 Al inventario de 1825 le faltan varias hojas.

23 Debemos matizar que cada numeración se corresponde con una descripción que en la mayoría de los casos hace referencia a un solo libro, pero no siempre es así, por lo tanto la numeración hace referencia a asientos. Con el signo de interrogación queremos indicar que existe un vacío en la documentación pero que probablemente el códice seguía estando en la catedral, si la interrogación viene acompañada de un número significa que el cotejo es dudoso, con un trazo horizontal indicamos que en esas fechas el códice ya había desaparecido.

24 Probablemente este libro que contenía cinco misas breves fue confeccionado por Francisco Guerrero en 1559 y fue usado para las procesiones que se celebraban fuera de la iglesia. Véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ. El mundo del libro, Op. cit. p. 195.

25 Sabemos que en 1510 y 1511 se fue confeccionando un libro en pergamino con las obras de Peñalosa, véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ. El mundo del libro, Op. cit. p. 330.

26 Con la abreviatura Man. queremos decir que eran libros manuales, en el inventario de Monserrat van con una enumeración propia que respetamos.

27 Dos copias iguales.

28 Podría referirse al tercer juego de libretes del inventario de Monserrat.

29 Este libro podría corresponderse con el confeccionado por Francisco Guerrero en 1555, se trataba de un libro de responsos y versetes para los cantorcicos. (Véase ÁLVAREZ MÁRQUEZ. El mundo del libro, Op. cit. p. 195).

30 Se trata del Liber primus misarum de Juan Esquivel publicado en Amberes en 1608, tuvo una vida muy breve en la Catedral de Sevilla, el seis de Junio de 1608 el cabildo mandó a Alonso Lobo que analizara el libro que Esquibel, por entonces maestro de capilla de la Catedral de Salamanca había presentado (AC Año 1608, f. 56r). En 1611 consta el pago a Riquelme “por la escritura de cinco cuadernos de 8 hojas de un libro de Amberes para esta iglesia” (Véase ACS Sección IV: Libros de Fábrica nº 127, f. 13r). Pero el borrador de 1618 es la única referencia que tenemos de este libro en los inventarios. Parece ser que por esas mismas fechas también llegó a la catedral un libro de Vivanco, el 23 de Julio de 1608 “Mandaron llamar para ver lo que se le dava al maestro Vivanco por el libro de música que presentó al cabildo” (AC Año 1608, f. 61v), sabemos que el cabildo hizo efectivo el pago, pero ésta cita capitular es la única referencia que tenemos de este libro.

31 El libro de misas de Navarro fue presentado al cabildo por su sobrino el 13 de Mayo de 1592, véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ: El mundo del libro. Op. cit, p. 141, se trata de su Psalmi, Hymni ac Magnificat publicado en Roma en 1590 después de la muerte del autor.

32 Es posible que este libro fuera adquirido en 1624, al menos una cita capitular indica que Antonio Mogabero envió al cabildo unos libros de lamentaciones en canto de órgano.

33 En la referencia nº 33 se hace mención a tres libros distintos, lo indicamos con las letras a, b y c.

34 La misa de Nebra sobre el Tantum ergo se conserva en la Catedral de Sevilla en música a papeles, (Se, sig. 100-11-1), así como otras misas publicadas por el maestro en 1749. Sabemos que José de Nebra envió en 1759 un libro de Vísperas a la Catedral de Sevilla, pero no tenemos más referencias de dicho códice. Véase: ÁLVAREZ MARTÍNEZ, Mª Salud: José de Nebra Blasco. Vida y obra. Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1993, pp. 60, 217.

35 Emilio Ros ya hace una aproximación al número de libros del inventario de 1588 que perviven actualmente, véase: “Libros de música en Bibliotecas españolas…” Op. cit, nº 15, p. 40.

36 Para más información sobre los impresos consúltese el Census-Catalogue of Manuscript Sources of Polyphonic Music 1400-1550, The University of Illinois Musicological Archives for Renaissance Manuscript Studies, 5 vol., Neuhausen-Stuttgart: American Institute of Musicology/Hänssler 1979-1988.

37 Nos referimos al códice no a su repertorio.

38 Aun a sabiendas de que España y Portugal estuvieron unidas durante parte de la época que nos ocupa colocamos estas obras como pertenecientes a maestros extranjeros. En el recuento prescindimos de las obras repetidas por la existencia de dos códices iguales. Si más de un tercio del repertorio musical de la Catedral de Sevilla era música extranjera es cierto, como ha apuntado el doctor Emilio Ros en más de una ocasión, que ello merece una atención especial.

39 La letra “p” indica “posterior”, la letra “a” indica “antes”, la letra “c” indica “cerca”.

40 Adquirido una edición posterior que se ha conservado hasta la actualidad.

41 La indicación del inventario de 1825 parece un error.

42 Se fue confeccionando a lo largo de varios siglos insertando nuevas obras.

43 Quedan fragmentos del repertorio del códice original en copias postreras en los actuales Ms10 y Ms19.

44 Son solo fragmentos del original y probablemente de una copia posterior.

45 Para la edición moderna de las obras de Guerrero, nos remitimos, obviamente a: LLORENS CISTER, José María: Francisco Guerrero, Opera Omnia. Madrid: CSIC (13 volúmenes publicados hasta el momento).

46 También sabemos que Guerrero recibió en el año 1564 y 1569 el pago por la confección de sendos libros de misas, (Véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ. El mundo del libro. Op. Cit. p. 334).

47 Véase: ACS: Sección I: AC Año 1572, nº 31, f. 82r.

48 Concretamente tenemos: Inventario de 1588 (nº 3), 1603 (nº2), en el de 1618borr. la referencia no está clara podría corresponderse con la referencia nº 3 o nº 36, en el de 1618 no aparece, en el de 1644 (nº 2), después de 1724 perdemos su pista definitivamente.

49 En el inventario de 1588 no aparece su referencia, lo cual es síntoma de algo que ya se ha dicho en muchas ocasiones, en 1588 el cabildo poseía ya los dos libros impresos de misas de Guerrero, y muy probablemente sirvieron de base para la posterior formación de códices en pergamino que el cabildo adaptaba a sus necesidades. Respecto al cotejo tenemos, en el inventario de 1603 (nº 3), en el de 1618borr la referencia no está clara, en el de 1618 (nº 3), en el de 1644 (nº 1), después de 1724 no tenemos más referencias.

50 Probablemente ya estaría en uso para el ejercicio de los cantores.

51 Las referencias al Missarum liber secundus pueden confundirnos en el seguimiento de ambos códices, pues si bien fue éste el que parece que se mantuvo más tiempo en buen uso para el coro fue, en cambio, el que desapareció en primer lugar. El segundo libro de misas de Guerrero aparece en el inventario de 1588 (nº11), 1603 (nº 8), 1618borr. (nº3?), 1618 (nº 7), 1644 (nº5), y a partir de esta fecha le perdemos el rastro. Sabemos que fue enviado por el propio maestro desde Roma lugar donde se encontraba imprimiendo éste y el libro de Vísperas, véase: ACS Sección IX, caja 108, doc nº 9a, 2r-v. Cf: AYARRA JARNE, J.E. “La música en el culto catedralicio hispalense” En: La Catedral de Sevilla. Sevilla: Ediciones Guadalquivir, 1991, (fotografía nº 662). Véase también: ÁLVAREZ MÁRQUEZ, Mª del Carmen: El mundo del libro. Op. Cit, pp. 280-281.

52 Publicado por: Mapa Mundi, nº 37A.

53 Publicada, véase. Alonso Lobo. Misa O rex gloriae. Faber Music.

54 Monserrat indica que al final de este libro había un cuaderno con versos.

55 Concretamente aparece en el de 1603 (nº 4), pasando por el de 1618borr (nº 16), 1618 (nº 4) y 1644 (nº 11), en el de 1825 no aparece su referencia.

56 Véase: ALLAIRE, Gaston / CAZEAUX, Isabelle. Claudin de Sermisy (Ca.1490-1562): Opera Ominia. IMM, CMM nº 52. En el volumen V se encuentra la misa Domini est terra que fue publicada en el año 1532 en el Primus liber viginti missarum, Paris: Attaingnant, 1532.

57 Las obras que conservamos de este maestro son: Las tres del Ms1 (Salve Regina, O gloriosa Domina y Deo dicamus), Alleluia Nativitas tua (Tarazona Ms3, ff. 241v-242r); Sanctus de la misa “Rex virginum” compuesta supuestamente por varios autores (Tarazona Ms3, ff. 140v-141r); el villancico “Cucú, cucú, cucucú” del Cancionero de Palacio (Madrid Ms 1335); Circundederunt (Códice Valdés, ff. 136v-139r); Dispersit, dedit pauperibus, y Heu mihi Domine, de fuente desconocida, ambas publicadas por Eslava en su Lira Sacro-Hispana. Todas estas referencias han sido tomadas de: WAGSTAFF, Goerge Grayson: A Stylistic Study of Music Atributed to Pedro Fernández de Castilleja. Tesis de master. Universidad de Tejas (Austin 1990), pp. 19-55. La obra Cuius corpus sanctissimum a 4v, que se encuentra en E: Se: Ms2, f. 36v, y sobre la cual se especuló sobre la autoría del maestro de Castilleja sabemos que es de Francisco Guerrero. Para más información sobre este maestro, véase: PASCUAL BAREA, Joaquín: “El Músico y poeta latino Pedro Fernández de Castilleja (c. 1485-1574). Maestro de capilla y de gramática griega y latina en Sevilla” En: Calamus Renascens: Revista de humanismo y tradición clásica, 2. Alcañiz (Cádiz), 2001, pp. 311-346.

58 Estas tres misas a cuatro voces, podemos encontrarlas integradas en el Ms 607 de la Biblioteca Casa Ducal de Medinaceli.

59 La música polifónica que tradicionalmente se había interpretado en la Catedral de Sevilla para el día de difuntos había sido las partes de la Misa, concretamente la de Francisco Guerrero se convirtió en una tradición que tuvo su origen en el s. XVI pero que siguió vigente durante todo el s. XVII, es en este siglo cuando los maestros de la catedral comienzan a componer polifónicamente las partes del Oficio de Difuntos, parece ser que Juan Sanz fue el primero, pero a éste le siguieron los oficios de Alonso Xuárez y Diego José de Salazar, tenemos constancia en los casos de Sanz y Salazar que junto a las partes conservadas de estos maestros se incluía la Misa de Difuntos de Guerrero, los repertorios de los siglos XVI y XVII quedaban así integradas bajo un mismo servicio. Es difícil determinar cuándo fue substituido por otra Misa de Difuntos de otro maestro, pero la documentación parece indicar que Pedro Rabassa fue el primer maestro de la catedral después de Francisco Guerrero que compuso las partes de la Misa de difuntos junto a las tradicionales partes del Oficio, aun así nos consta que Domingo Arquimbau volvió a copiar y a arreglar la misa de Guerrero en un libro de facistol que actualmente se conserva y que se corresponde con la referencia nº 12 del inventario de 1825 y con el actual Ms 13.

60 Según Villegas en los días que había procesión dominical la capilla de música cantaba solo durante la misa el Et incarnatus del Credo y un motete después de alzar, Monserrat indica que se cantaba en todas las dominicas en las que no había órgano.

61 Concretamente aparece en el de 1588 (nº 2), en el de 1603 no aparece, en el de 1618borr podría corresponderse con la referencia nº 38, aunque aquí se indica que estaba formado por tres misas. En el de 1644 tampoco parece que esté descrito dicho códice, después de 1724 no tenemos más referencias.

62 El seis de Febrero de 1608 “mandaron llamar para la petición del maestro Lobo que ofrece un Libro en pergamino de sus Missas [...] haviendo visto lo que pide el maestro Alonso Lobo que el Cabildo reciva su libro de pergamino. Mandaron que se reciva y quede por de la Iglesia y se ponga con los demás libros de Música.”

63 Concretamente, aparece en el de 1618borr (nº 21), en el de 1618 no aparece, en el de 1644 (nº 12), después de 1724 no tenemos más referencias.

64 Para más información sobre las ediciones de música en Portugal véase: DE BRITO, Manuel Carlos: “Ediçöes Musicais em portugal nos séculos XVII e XVIII” En: Revista de Musicología, 1993, Vol. XVI, nº 3, pp. 1137-1142. (Actas del XV congreso de la Sociedad Internacional de Musicología. Culturas Musicales del Mediterráneo y sus ramificaciones). Puede consultarse la siguiente Tesis Doctoral sobre el maestro portugués: BORGES, Armindo da Louz. Duarte Lobo (156?-1646): Studien zum Leben und Schaffen des portugiesischen Komponisten. Ph.D., Musicology, Köln, 1983. xii, 377 p. Publicado en: Kölner Beiträge zur Musikforschung, vol. 132. Regensburg: Bosse, 1986. Véase también: REES, Owen: “Aventures of Portuguese ancient music in Oxford, London, and Paris: Duarte Lobo´s Liber missarum and musical antiquarianism, 1650-1850”. En: Music and Letters, Vol, 86 (nº 1), 2005, pp. 42-73. BERGE, Hilde: The Évora choir, high point of poliphont in Portugal: Manuel Cardoso, Filipe de Magalhaes, and Duarte Lobo. Bélgica. Tesis doctoral Universiteit Gent, 1994-1995.

65 Véase: AC Año 1628, f. 239v. “Este día mandaron que se reciba el libro […] de canto de órgano que imbió el cavildo el maestro de Capilla de la sancta Iglesia de Lixboa y que por él y por otro que el año pasado imbió al cavildo se le den trecientos reales de la fábrica de esta Santa Iglesia y que se les libren a los señores mayordomo y contadores de fábrica para que se los den. Y que el libro se entregue a la persona que cuida de los demás de canto de órgano que sirben en el choro.” Parece ser que ya con anterioridad el cabildo había adquirido libros de Eduardo Lobo. Algunas citas capitulares indican que las adquisiciones pudieron realizarse sobre 1612, el 30 de Julio de ese año “cometieron al señor don Manuel Sarmiento que bea el Libro que presentó en este cavildo el maestro de capilla de Lixboa con el maestro Lovo y haga cantar una misa del en la primera fiesta” y el 22 de Agosto de ese mismo año “mandaron que al maestro de Capilla de Lixboa se le den treinta ducados de ayuda de costa por el libro de misas que a ynbiado a la yglesia y se le den de la Hacienda de la Fábrica”. f. 16v.

66 Concretamente aparece en el de 1644 (nº 18), siendo probable que este ejemplar fuera el usado por los cantores, actualmente se conserva el repertorio del Liber Missarum en la Catedral de Sevilla (Ms 18), aunque en el colofón se indica el año 1718, por lo que se trata de otra edición posterior.

67 Actualmente se está realizando una Tesis Doctoral sobre códice, véase: WILMOTT, Noel: The Liber primus missarum (1602) of Alfonso Lobo, Univ. of Queensland.

68 AC Año 1603, f. 21r. “cometieron al señor Andrés de Jacomar vea el libro que enbió el maestro Lobo y haga relación.” [18-8-1603]. Francisco Campani que tomó la responsabilidad de custodiar los libros de polifonía en 1603 ante la enfermedad de Cotes, nos comenta que recibió en dicho año un libro impreso de Misas de Alonso Lobo, lo cual también confirma este hecho.

69 Músico español que fue maestro de la capilla Real de Lisboa.

70 Véase: ACS: Sección IV: Libros de Fábrica nº 128 “un libro de misas que pagó al racionero Alfonso Pablo para remitir al maestro Francisco Garro a Lisboa por el libro de misas de canto (f. 14r).

71 En el cotejo de inventarios tenemos: Aparece en el de 1618borr (nº 5), en los de 1618 y 1644 no lo hallamos, y después de 1724 no tenemos más referencias. Para una edición de sus obras véase: LATINO, Adriana: Francisco Garro. Livro de Antífonas, missas e motetes. Lisboa: Fundaçao Calouste Gulbenkian, 1999. (Portugaliae musica serie A, nº 51)

72 Puede verse la edición de las misas de Ph. Rogier que aparecen en este impreso en: WAGNER, Lavern: Philippe Rogier (ca. 1561-1596), Opera omnia. Vol. I: The Masses. The American Institute of Musicology. CMM 61 (Tres volúmenes).

73 Puede verse una publicación de la misa Ave Virgo Sanctissima de Ghersen en: WAGNER, Lavern: Géry de Ghersem (ca. 1572-1630). The American Institute of Musicology. CMM 69.

74 Véase: AC Año 1600, f. 45r. También sabemos por las actas capitulares, que el 30 de Mayo de 1618 el maestro Francisco de Santiago presentó seis libros de motetes de Felipe Rogier “que un discípulo suyo hizo imprimir y enquadernar en Nápoles para imbiar al Cavildo y se cometió a los Señores don Luis Melgarejo y doctor Balza lo biesen y hiciessen relación”

75 En el cotejo de inventarios tenemos: En el de 1603 (nº 9), en el de 1618borr (nº 9), en el de 1618 (nº 8), en el de 1644 (nº 10). Todas las referencias anteriores a 1724 hacen referencia a uno de estos dos códices, el otro podría haber servido para el uso de los ministriles o para el servicio de una capilla concreta.

76 Para la edición moderna de sus obras véase: WAGNER, Lavern: George de la Hele (1547-1586) Collected Works. The American Institute of Musicology. CMM 56.

77 Puede consultarse la siguiente Tesis Doctoral: WAGNER, Lavern John. The Octo Missae of George de La Hèle, 1547-1587. University of Wisconsin, 1957. 2 vols.

78 Véase: ACS Seción IX, caja 108, doc. Nº 9a, 10r. Cf: ÁLVAREZ MÁRQUEZ, Mª del Carmen: El mundo del libro. Op. cit. p. 284.

79 Concretamente aparece en el de 1588 (nº 5), en el de 1603 (nº 7), en el de 1618borr no aparece su referencia, en el de 1618 (nº 6), en el de 1644 (nº 31), después de 1724 no tenemos más referencias.

80 En el cotejo de inventarios tenemos: En el de 1588 (nº 3), en el de 1603 (nº 15), en el de 1618borr no aparece su referencia, en el de 1618 (nº 13), en el de 1644 (nº 8), en el de 1825 no aparece su referencia, actualmente se conserva este códice con la signatura Ms 3.

81 AC Año 1611. f. 14r “Un libro que el maestro Lobo, maestro de capilla desta Iglesia a dedicado y presentado al cavildo del Oficio de la Semana Santa en canto de órgano, se cometa al señor canónigo Pedro de Santander y al señor licenciado [...] Sarmiento para que le bean y hagan relación.” El libro fue aceptado días más tarde, el 22 de Abril se le dieron dos mill reales “de ayuda de costa de la hacienda de la fábrica, en gratificación de un libro que presentó al cavildo para el servicio desta Santa Iglesia del Oficio todo de la Semana Santa.” En los libros de fábrica también encontramos el pago a Alonso Lobo por este libro. Véase: ACS: Sección IV: Libros de Fábrica, nº 127, f. 12v. El 28 de Julio de 1614 el maestro presentó otro libro al cabildo (AC Año 1614, f. 136r), pero en los inventarios históricos no aparecen otros libros de facistol sólo con obras suyas a parte del de misas y el de de las Pasiones.

82 Compuesta entre 1685 y 1709.

83 El libro de polifonía nº 14 que actualmente se conserva, fue copiado por Joannes Ossorio en el año 1772, en el propio códice se indica: “Presbiter sacella nusque Chori S. Ecclesiae Patriarchalis Hispalensis Scribebat”. Contiene obras polifónicas para el Oficio de Tinieblas (In officio Tenebrarum). El Oficio de Tinieblas comprende en su conjunto los Maitines y Laudes de Jueves, Viernes y Sábado Santo, aunque el códice comprende obras concretamente para el Sábado Santo: La lección primera de las Lamentaciones de Jeremías, el Christus factus est, y el Miserere. Estas tres obras fueron publicadas por: CÁRDENAS SERVÁN, Inmaculada: El polifonista Alonso Lobo y su entorno. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 1987, pp. 66-92. La transcripción es manuscrita y presenta algunos errores, puede verse una transcripción más moderna de las lamentaciones en: TURNER, Bruno: Alonso Lobo. Lamentationes Ieremiae Prophetae. Mapa Mundi. Series A: Spanish Church Music, nº 153.

84 Al contrario de lo que sucedía con otros tipos de géneros musicales como las misas o los Magnificat, las Pasiones tuvieron un carácter más local y solo encontramos referencias en los inventarios históricos a estos dos códices de Guerrero y Lobo, ambos maestros de la Catedral de Sevilla.

85 En el cotejo de inventarios tenemos: En el de 1618borr (nº 7), en el de 1618 no aparece, en el de 1644 (nº 16), en el de 1825 aparece su referencia en el nº 2, pero muy probablemente se trate de un error, y se refiera a las pasiones de Guerrero.

86 “Syllabus operum que in hoc codice sunt: Missa: Iste sanctus. Quator vocum. Folio i. Missa: Ab initio et ante saecula. Quatuor vocum. Fol xix. Servientes, ut sequitur: All[elui]a. Ave Maria gratia plena. Quatuor vocum. Fol xxxv. All[elui]a. Post partum virgo. Quatuor vocum. Fol xxxvi. Tractus. Gaude Maria. Quatuor vocum. Fol. xxxvii. All[elui]a. Virga Jesse floruit. Quatuor vocum. Fol. xxxviii. Sacrae cantiones vulgo moteta appellat: Audi dulcis amica mea. Quatuor vocum, fol. XL. O Jesu mi dulcissime. Quatuor vocum. Fol. XLIII. Concinnavit, extatavit que Andreas a Camacho. Cura et diligenstia Domini son Petri Aranda et Torres canonici dignissimibus almae ecclesiae hispalensis, Accuratissimi quae presidis sacro sancti sacellii beatissime et immaculatae Dei pare semper virginis Marie (Nemine de la Antigua). Anno Domini MDCXXXVII.” Al final del códice aparece una lista de seises fechado en el año 1754, además de algunas oraciones y melodías de canto llano con música. En la hoja de guarda un bajo de un Kyrie como letanía del maestro Capitán.

87 Publicada por Guerrero en Roma en 1582, como ya hemos dicho.

88 Por el inventario de 1644 sabemos que el racionero Manuel Correa donó a la catedral dos libros de misas, ambos de compositores portugueses, Manuel Cardosso y Felipe Magallanes, a raíz de la confección del actual Ms 4 en el que aparece la misa Ab initio et ante saecula, creemos que es muy probable que el libro de Cardoso fuera el Liber tertius missarum publicado en Lisboa en 1636, contenía seis misas sobre el motete que dio nombre a esta misa, y fue dedicado a Felipe IV. Por similitud, el libro de Magallanes pudo ser el Missarum liber cum antiphonis publicado igualmente en Lisboa en 1636 e igualmente dedicado a Felipe IV, en todo caso ninguno de los dos aparecen en el inventario de 1724. Para una edición moderna de la misa véase: ALEGRÍA, José Augusto: Frei Manuel Cardoso (1566-1650) Obras varias I. Lisboa: Fundaçao Calouste Gulbenkian, 1976. (Sólo el Gloria de la misa).

89 Stevenson publica esta obra como perteneciente a Manuel Correa do Campo, véase: VV AA: Portugaliae Musica: Antología de Polifonía Portuguesa (1490-1680). Lisboa: Fundaáo Calouste Gulbenkian, 1982, pp. 115-116.

90 También aparece un añadido posterior que dice: “Desde la pasqua de Resurrección hasta Pentecostés se canta ésta también.”

91 Stevenson la publica como perteneciente a Manuel Correa do Campo, véase Op. cit. pp. 117118.

92 Publicada por Lassus en 1555 en su Le quatorsiesme livre a quatro parties, y difundida más tarde en varias colecciones de motetes. Para una edición moderna véase: BERGQUIST, Meter: Orlando di Lasso. The complete Motets 17. Motets from Printed Anthologies And Manuscript 1555-1569. Madison: A-R Editions, pp.

93 Stevenson la publica dando su autoría a Manuel Correa do Campo, véase Op. cit. pp. 119-123.

94 La primera referencia a misas dotadas en el Altar de la Antigua (aunque en este momento estaba en la catedral vieja) es la realizada por Rui González Volante en el año 1350. Véase: ACS. Sección II: Mesa Capitular. Libro Blanco nº 1477. Dotación nº 79.

95 Stevenson ya advirtió este hecho, véase también: CALAHORRA MARTÍNEZ, Pedro: Música en Zaragoza. Siglos XVI y XVII Zaragoza. Institución Fernando el Católico, 1978, p. 96.

96 El cantor de la Catedral de Sevilla Manuel Correa no fue un músico cualquiera, fue recibido el seis de Octubre de 1610 como cantor contralto con 267 ducados y tres cahizes de trigo de salario, y tras un breve periodo de ausencia se volvió a recibir el 24 de Marzo de 1616 y elegido medio racionero el 22 de Diciembre de 1617. El once de Enero de 1621 le fue concedido seis meses de licencia para ir a Francia a intentar curarse de una grave enfermedad. Años más tarde, ya curado, realizó una función importante como substituto del maestro Santiago ejerciendo el oficio de maestro de capilla en ausencias y enfermedades del maestro carmelita. Como a cualquier maestro de capilla se le encargó igualmente la composición de los villancicos y dirigir la capilla de música. Sabemos que mantuvo contactos con otros maestros de capilla foráneos como Diego de Pontac en Granada. Falleció el 16 de Enero de 1645. Sirvan todos estos datos para mostrar al lector que el cantor Manuel Correa se encontraba dotado para componer algunas de las obras que aparecen en el Ms 4, de hecho ya Asenjo Barbieri nos habla de la presencia de obras de este músico en la Librería de Joao IV.

97 Véase: GONZÁLEZ VALLE, J. Vicente: La música en las catedrales en el siglo XVII: Los villancicos y romances de Fr. Manuel Correa. Madrid: CSIC, 1997. Monumentos de la Música Española nº 54. STEVENSON, Robert: “Portuguese music and musicians abroad, to 1650.” En: Portugal and Brazil in transition, 1998, pp- 310-320. Este libro trata también sobre la influencia en España de los compositores Pedro de Escobar y Francisco de Santiago.

98 No obstante Ezquerro Esteban en la voz correspondiente a este maestro en el Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana muestra una relación de obras conservadas de este maestro así como las referencias que tenemos en la biblioteca (perdida) del Rey Joao IV de Portugal, entre estas referencias no aparecen la del códice hispalense, ni tampoco aparecen referencias a estas obras conservadas en otros archivos. Véase, Op. cit, Vol. 4, pp. 76-78. Véase también: ANGLÉS, Higinio: “ La música conservada en la Biblioteca Colombina y en la Catedral de Sevilla” En: Anuario Musical nº 2, 1947. VV AA: Portugaliae Musica: Antologia de Polifonía Portuguesa (1490-1680). Lisboa: Fundaçao Calouste Gulbenkian, 1982, pp. 21. 22.

99 El Credo Romano probablemente fue compuesto por Alonso Lobo en Toledo (a través del cual pudo pasar a El Escorial donde se encuentra una copia de esta obra), pero en Sevilla su canto se convirtió en una tradición. En 1648 el cabildo ordenó que se cantara todos los domingos “menos los de Cuaresma Adbiento y Septuagésima en que no hay música y también se cantase en el día y Octava del Corpus toda y en los días de Nuestra Señora de la Asunción y de la Concepción.” La obra ha sido estudiada por: NOONE, Michael: Music and Musicians in the Escorial Liturgy under the Habsburgs, 1563-1700. Véase también: CÁRDENAS SERVÁN, Inmaculada. Op. cit., pp. 55-65.

100 AC Año 1601, f. 62v.

101 Para su publicación en notación moderna véase en la Colección Monumentos de la Música Española en Italia: ANGLÉS, Higinio: Cristóbal de Morales. Opera omnia. Vol. I: Missarum liber primus (Roma, 1544). Roma: CSIC, 1952. ANGLÉS, Higinio: Cristóbal de Morales. Opera omnia. Vol. III: Missarum liber secundus (Roma, 1544). Primera parte. Roma: CSIC, 1954. ANGLÉS, Higinio: Cristóbal de Morales. Opera omnia. Vol. VI: Missarum liber secundus. Segunda parte. Roma: CSIC, 1962.

102 Véase: ACS Sección IV: Fábrica. Libro de Adventicios nº 283, f. 55r. Cf. ÁLVAREZ MÁRQUEZ: El mundo del libro. Op. cit, p. 139.

103 Para la Opera Omnia de Josquín des Prez véase: SMIJERS, A.: Werken van Josquin des Prés. Para un monográfico reciente sobre este maestro véase: SHERR, Richard: The Josquin Companion. Oxford University Press, 2000.

104 Para la consulta de una edición moderna véase: HUDSON, Barton: Antoine Brumel (ca. 1460-ca. 1515) Opera Omnia (Seis volúmenes) American Institute of Musicology. CMM nº 5.

105 Véase la siguiente Tesis Doctoral: MORLET HARDIE, Jane: The motets of Francisco De Peñalosa and their manuscript sources. Collected works of Francisco de Peñalosa. Para la transcripción en notación moderna de sus obras véase: PRECIADO, Dionisio: Francisco Peñalosa (ca. 1470-1528) Opera Omnia. Madrid: Sociedad Española de Musicología, 1986. Cuatro volúmenes publicados. Vol. I: Motetes (1986). Vol. II: Magnificat (1991). Vol. III: Himnos. Lamentaciones “et Alia” (1997). Vol. IV: Tres Misas (2000).

106 El cotejo de inventarios es complejo en este caso, en el inventario de 1588 la referencia que más se aproxima es la nº 9, aunque indica que se trataba un códice de papel mientras que Monserrat indica que era de pergamino. En los de 1603, 1618borr, 1618 y 1644 no hallamos ninguna correspondencia, quizás debido a que estaba muy deteriorado ya, después del inventario de 1724 tampoco tenemos ninguna referencia.

107 Para una transcripción moderna véase: ALEGRÍA, José Augusto: Frei Manuel Cardoso (15661650). Liber Primus Missarum. Lisboa: Fundaçao Calouste Gulbenkian, 1962 (Vol. II) y 1998 (Vol I).

108 En el inventario de 1644 se menciona en la referencia nº 33 la presencia de dos libros de misas de Cardoso y Magallanes que donó el racionero Correa, y este mismo cantor tenía en su posesión otro libro de misas de Cardoso, casi con toda seguridad el Liber primus. Después del inventario de 1724 ya no tenemos más referencias.

109 Para un estudio sobre sus motetes véase: ALEXANDER, Peter M.: The Motets of Pedro de Escobar. Indiana University, 1976.

110 El que probablemente será el trabajo más completo sobre la música en la Catedral de Sevilla durante el s. XV y comienzos del s. XVI lo está realizando actualmente Juan Ruiz Jiménez, en algunas conferencias el doctor Ruiz Jiménez ya ha adelantado algunos aspectos, “Los sonidos de la montaña hueca. Innovación y tradición en las capillas musicales eclesiásticas de la corona de Castilla durante los albores del Renacimiento: el paradigma sevillano” En: La música en tiempos de Isabel la Católica: teoría y praxis. Segovia, 2004.

111 En el cotejo de inventarios tenemos: En el de 1588 (nº 14), el de 1603 (nº 13), el de 1618borr podría corresponderse con el nº 12, en el de 1618 nº 11, el de 1644 nº 17. Después del inventario de 1724 ya no tenemos más referencias.

112 Para una selección de música de Guerrero para las Vísperas véase: LLORENS, J.M. Vísperas de Reyes de Francisco Guerrero. Granada: Centro de Documentación Musical de Andalucía, 1997. Este códice aparece en el inventario de 1588 nº 18.

113 Sabemos que Ceballos recibió en 1559 22.500 mrd por la confección de un libro de Magnificat e himnos (Véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ. El mundo del libro. Op. cit. p. 332.) tal vez la indicación de Magnificat sea un error o en realidad se trate de otro códice. Otra fecha posible para su confección sería la del año 1560, en este año el propio Guerrero recibió el pago correspondiente a un libro de canto de órgano. Véase ÁLVAREZ MÁRQUEZ. El mundo del libro. Op. cit. p. 333.

114 El Ms 2 sufrió a lo largo de su historia varias restauraciones, actualmente a perdido algunas obras descritas por Monserrat. El cotejo entre el inventario y el actual Ms 2 nos muestra que dos de los salmos que se encontraban en el códice original no se encuentran actualmente (Lauda Ierusalem, f. 6, y Laudate Dominum, f. 11). Monserrat no hace referencia al cántico Nos qui vivimus pero obviamente iría después del salmo In exitu Israel, el número de folios indicados por Monserrat lo evidencian también. Tampoco indica Monserrat el Nunc dimittis y el Sed nos qui vivimus, pero por las mismas razones irían después del salmo Lumen ad revelationem que, según Monserrat se interpretaba en la festividad de la Purificación, indicación que igualmente aparece en el Ms 2. No vamos a tratar aquí de enmendar todos estos errores porque el catálogo está en proyecto de una nueva edición. Algunos errores son evidentes, en los que pudiera haber alguna duda quedan clarificadas comparando las melodías de los himnos con su aparición en la polifonía. En resumidas cuentas el libro nº 25 inventariado por Monserrat es sin duda alguna el actual Ms 2.

115 Este hecho supone la autoría de un nuevo himno compuesto por Ceballos, Robert Snow escribió en la nota preliminar del volumen IV de las obras completas de Ceballos “no se encuentra ningún himno atribuido a él en las fuentes copiadas durante su vida, y solo seis aparecen en no más de tres fuentes manuscritos copiados en el medio siglo, más o menos, que siguió a su muerte […] pero Cevallos compuso, ciertamente, más que estos seis himnos”. Véase. SNOW, R. J: The extant music of Rodrigo de Cebalos andits sources. Detroit, 1980. SNOW, R. J: Obras completas de Rodrigo de Ceballos. Volumen IV. Granada: Centro de Documentación Musical de Andalucía, 1997.

116 En la Catedral de Ávila se conserva un himno Quicumquae Christum compuesto por Navarro, véase: LPEZ CALO, José: Catálogo del Archivo Musical de la Catedral de Ávila. Madrid: Sociedad Española de Musicología, 1978, p. 7. (Cantoral de Polifonía nº 3, p. 67). Para más información véase: GMEZ PINTOR, María Asunción: Juan Navarro: Labor compositiva en Castilla y León. Estudio analítico de su producción himnódica en Ávila (1565). Valladolid: V centenario del Tratado de Tordesillas, 1994. Aunque en la selección de obras transcritas no incluye este himno. Véase también: GMEZ PINTOR, María Asunción: “Fuentes documentales inéditas sobre la figura del polifonista Juan Navarro, el Hispalenses” En: Cuadernos de Arte de la Universidad de Granada, nº 26, pp. 27-46. Para una transcripción en notación moderna véase: RUBIO, Samuel: Psalmi, Hymni, Magnificat…ac Antiphonae B. Virginia: El Escorial: Biblioteca la Ciudad de Dios, 1978, pp. 174-180.
117 Anglés indica que en “Sermone blando angelus predixit mulieribus” aparece la autoría de Guerrero en el códice.

118 Concretamente tenemos que en el inventario de 1588 parece ser que se trata de la referencia nº 13, en el de 1603 nº 16, en el de 1618borr nº 18 en el de 1618 nº 14, en el de 1644 podría corresponderse con el nº 13, en estos dos últimos se indica que el autor es Guerrero, en el de 1825 nº 21.

119 Véase: ANGLÉS, Higinio: “La música conservada en la Biblioteca Colombina y en la Catedral de Sevilla” En: Anuario Musical, nº 2, 1947, p.32. Véase también la nota correspondiente a Pedro Fernández de Castilleja.

120 Una vez más nos remitimos a Villegas y de nuevo advertimos el hecho de que se trate de un ceremonial del s. XVII. En las Primeras y Segundas Vísperas de Primera Clase indica que se interpretaba en alternatim la capilla de música y el órgano pero la primera y última estrofa era cantada a canto llano, en los Maitines ordinarios de Primera Clase y Maitines solmenes establece un alternatim entre el órgano y el canto llano.

121 De los cuales hay un himno de un autor menos conocido Gabriel de Villareal que fue maestro de seises en Sevilla desde 1667 hasta su fallecimiento en 1684, también fue maestro facistol y niño seise en la propia Catedral de Sevilla.

122 Son estas: Año 1721 en el Himno a San Hermenegildo de Lobo, año 1748 en el himno a santa Isabel de Rabassa, y año 1720 en el himno a Sancti Iacobi de beda.

123 AC 1624 “Este día el maestro de ceremonias presentó al cavildo un oficio puesto en punto de canto llano de Corona Domine fiesta que se celebra esta Santa Yglesia a 4 de mayo, y mandó el cavildo que se saque en libro grande en la forma que es necessario para que sirva en el coro. Y el secretario le agradezca su cuidado y travajo de parte de su señoría. Y el señor presidente que fuere del coro tenga cuenta de darle lizencia las tardes que uviere menester para ocuparse en los demás Oficios de Santos que le están cometidos.” F. 20 v. [26 de Abril]

124 “Este día los señores de ceremonias dieron quenta al cabildo que […] dio comisión a dicha diputación para la escriptura y música de tres libros de choro de oficio y missa de los santos mártires Justo y Pastor, que ofreció costear un devoto, los quales eran los que estaban presentes en la sala capitular y que estavan executados con la mayor perfección y primor que cavía, en láminas, letra y punto, y aviéndolo oído el cabildo cometió a dichos señores den en su nombre las gracias al devoto que a hecho este regalo y que sirvan dichos libros el día de los dichos santos, y pasado que se entreguen al maestro de zeremonias para acavar unas letras iniciales que les faltan, y después se inbentarien y pongan en su lugar”. (f. 58v; 7-VIII-1699)

125 Concretamente el germen podría ser el nº 4 del inventario de 1644, hace mención a un libro grande en pergamino de pocas hojas, y se trataba de himnos extravagantes, en el inventario de 1825 aparece en la referencia nº 20. Además de los descritos por Monserrat en 1724 tenemos otras referencias a libros de himnos que sirvieron en la Catedral de Sevilla. En el de 1588 aparecen cinco (dos ya comentados), el más antiguo de todos probablemente fuera el nº 34 que hace referencia a un libro viejo que se encontraba desencuadernado. En el nº 15 se menciona otro libro de himnos el cual parece corresponderse con el nº 2 del inventario de 1603, aunque en éste se especifica que era de Guerrero, en el de 1618borr no hallamos su referencia y en el de 1618 aparece en el nº 2 siendo ésta la última noticia que tenemos de él. Otro libro de himnos era el de Victoria, el Hymni Totius Anni Secundum Sanctae Romanae Ecclesiae Consuetudium, publicado en Roma en 1581, aunque parece ser que la vida de este códice no fue muy larga en la Catedral de Sevilla, aparece su referencia en los inventarios de 1618borr y 1618 (nº 19 y nº 18), pero después de estas fechas le perdemos el rastro.

126 Para más información sobre la labor de este maestro en Sevilla véase: SUÁREZ MARTOS, Juan María: “Luis Bernardo Jalón. Maestro de capilla en la Catedral de Sevilla (1643-1659). En: Revista de Musicología. XXV (2002) nº2, pp. 389-404.

127 Este hecho me llevó a pensar que muy probablemente existió un códice con una estructura similar pero más antiguo, y con el libro de Jalón se había llevado a cabo una renovación de parte del repertorio y no la confección de un códice para una implantación polifónica reciente. Si observamos el inventario de 1588 podemos ver en el nº 26 un códice que bien pudo ser el germen del inventariado por Monserrat, se trataba de “un libro de motetes de San Sebastián para las procesiones de los Domingos” que además pudo contener otras obras. Es posible que este antiguo códice fuera confeccionado en el año 1576, sabemos que al escribano Diego de Orta se le hizo efectivo el pago correspondiente a un libro de motetes con himnos y salmos (Véase ÁLVAREZ MÁRQUEZ: El mundo del libro. Op. cit, p. 185). Esta combinación de géneros aparece igualmente en el llamado libro de Jalón. Respecto a la funcionalidad de las obras y su relación con las indicaciones de Villegas tenemos que la secuencia Lauda Sion de Lobo se interpretaba a doble coro alternando versos a 4 con versos a 8, Villegas indica al respecto de las secuencias de las misas de Primera Clase que eran introducidas por el órgano y luego se interpretaban “a coros”. El Te Deum laudamus que siguió interpretándose fue el compuesto por Guerrero a cuatro voces, pero no siempre se interpretaba polifónicamente, Villegas indica que en los Maitines Ordinarios de Primera Clase se hiciera en alternatim entre el canto llano adornado con contrapunto y el órgano, y de igual forma en los Maitines Solemnes salvo días como el de la Concepción o Navidad que se hacía con polifonía. Para más información véase el apéndice correspondiente.

128 Los cinco salmos de Jalón que se especifica se interpretaban en los aparatos de Primera Clase no podemos asegurar si se refiere concretamente a las festividades que no siendo de Primera Clase se interpretaban como tal o se refiere a todas ellas. En el cotejo de inventarios vemos que aparece en el inventario de 1724 y en el de 1825, por lo que su pérdida ha sido “reciente”.

129 Véase: ACS: Sección III, nº 70, ff. 443-462.

130 A través del cotejo de inventarios vamos a tratar de hacer un seguimiento de este códice, sabemos que, en el inventario del año 1588 se indica la presencia de un cuaderno de Glorias encuadernado en pergamino (nº 16), el inventario de 1600 ya se especifica que estaba viejo (nº 25), el de 1618borr indica “muy viejo” (nº 30), en el de 1618 también aparece (nº 22). Todas estas referencias describen el mismo códice, probablemente fue confeccionado hacia 1563, al menos sabemos que el propio Francisco Guerrero recibió en ese año el pago por puntar cinco cuadernos de Glorias. La presencia de un Gloria Patri del compositor portugués Cardoso (1566-1650) y las indicaciones de Monserrat sobre el buen estado del mismo, evidencian claramente que estamos ante un nuevo libro confeccionado a partir del anterior, las siguientes referencias que aparecen en los inventarios se refieren a él, el de 1644 (nº 23), el de 1724, y el de 1825 que indica que se usaba para la festividad de Primera Clase (nº 5). La presencia en el inventario del año 1825 demuestra dos cosas, en primer lugar que formaba parte del repertorio “vivo” de la catedral por estas fechas, ya que este inventario sólo recoge aquellos libros que estaban en uso, y demuestra también que tuvo una larga vida en la catedral hispalense hasta su “reciente” pérdida.

131 Para una publicación moderna véase: LLORENS CISTER, José María: Francisco Guerrero. Opera Omnia. Magnificat per omnes tonos, Vol. X. Barcelona: CSIC, 1999. Para más información véase: GONZÁLEZ BARRIONUEVO, Herminio: Francisco Guerrero. Op.cit. pp. 446 y ss.

132 Véase: ÁLVAREZ MÁRQUEZ, Op. cit, p. 334.

133 Los Magnificat de Morales fueron impresos y manuscritos en muchas ocasiones, de forma completa y sueltos junto a Magnificat de otros autores, de esta forma apareció por primera vez en 1542. Para una edición en notación moderna véase: ANGLÉS, Higinio: Cristóbal de Morales. Opera omnia. Vol. IV: XVI Magnificat (Venecia, 1545). Roma: CSIC, 1956.

134 Se trata de su Cantica Beata Virginis Vulgo Magnificat Quatuor Vocibus, publicado en Roma en 1581 y enviado por el propio maestro en 1582, véase ACS. Sección IX, caja 108, nº 9a, 3r. Cf: ÁLVAREZ MÁRQUEZ, Op. cit., pp. 279-280. Véase también: AYARRA JARNE, José Enrique: “Carta de Tomás Luis de Victoria al cabildo sevillano” En: Revista de Musicología nº VI nº 1-2, 1983, pp. 143-148.. Parece ser que Victoria envió realmente dos libros quizás encuadernados en un solo cuerpo porque en dicha carta se habla de un libro con la presencia de himnos, salmos y magnificat, además sabemos que en el inventario de 1588 aparece la referencia a un libro de himnos que muy probablemente sea Hymni Totius Anni Secundum Sanctae Romanae Ecclesiae Consuetudium, Qui Quattuor Concinuntur Vocibus que fue publicado en Roma también en 1581. En ese mismo año Victoria envió un libro de misas pero no encontramos su referencia en el inventario de 1588 ni en los postreros. Años más tarde, en 1590, Victoria envió otro libro de misas a través de Francisco Guerrero (ACS: Sección I: AC, nº 35, f. 82v), podría tratarse de su Missarum Libri Duo, publicado en Roma en 1583, no obstante tampoco tenemos referencias de este libro en los inventarios. En el inventario de 1644 y en los que siguieron a éste, ya no aparece ninguna referencia a libros de Victoria, podemos decir que el repertorio musical del maestro abulense tuvo en la Catedral de Sevilla una difusión muy rápida pero estuvo al uso un breve periodo de tiempo.

135 Para una edición moderna véase: ALEGRÍA, José Augusto: Frei Manuel Cardoso. Cantica Beatae Mariae Virginis Magnificat. Lisboa: Fundaçao calouste Gulbenkian, 1974.

136 AC 1617. El 6 de Septiembre de 1617 “mandó el cavildo que el Libro de Magnificas que oy presentó en nombre de un maestro de capilla portugués el racionero Alfonso Pablo, se inventaríe y entregue al maestro de capilla con los demás que están a su cargo.” En el cotejo de inventarios vemos que aparece uno de ellos en el inventario de 1618borr (nº 8), en el de 1618 le perdemos la pista, pero aparece en el de 1644 en la referencia nº 20, Monserrat indica en 1724 que ambos se encontraban en mal estado de conservación, y en el inventario de 1825 ya no aparecen.

137 Publicado en Zaragoza en 1618 bajo el título: Canticum Beatissimae Virginis Deiparae Mariae, octo modis, seu tonis compositum. Puede verse una reproducción facsímil publicada por la Institución Fernando el Católico, 1990. Para aspectos biográficos véase: SIEMENS HERNÁNDEZ, Lothar: Sebastián Aguilera de Heredia, Madrid: Alpuerto, 1978. Para la publicación moderna, véase: HUDSON, Barton: Sebastián Aguilera de Heredia (d. 1627) Magnificats, (Saragossa 1618). The American Institute of Musicology, CMM 71.

138 Incluye también una obra anónima O Roma felix a 4 voces que parece estar tomada del himno de Vísperas Aurea luce.

139 Las referencias en los inventarios son las siguientes: en el de 1588 (nº 20), en el de 1603 (nº 18), en el de 1618borr (nº 10), en el de 1618 (nº 16) y en el de 1644 (nº 15).

140 ACS. Sección III nº 70, f. 443-462

141 Adrián del Ossu indica en las Primeras Vísperas de Primera Clase: “El canto Magnificat se canta siempre a papeles, unas veçes a onçe, que son todas las fiestas que legítimamente son de primera clase.

142 Sebastián Vicente Villegas en su ceremonial de 1630 indica tanto para las Primeras Vísperas como para las Segundas, de las festividades de Primera Clase la interpretación polifónica del Magnificat en alternatim con el órgano, por lo tanto sin presencia de música “a papeles”.

143 En el seguimiento a través de los inventarios históricos tenemos que aparece en el de 1588 (nº 19) aparentemente en buen uso, en los inventarios de 1603 y 1618 le perdemos la pista, en el de 1618borr (nº 37) aunque aquí solo se indica como autor a Joaquín, como dijimos, era usado para el ejercicio de los cantores, después de 1724 ya no tenemos más referencias.

144 La edición completa puede verse en: SUÁREZ MARTOS, Juan María: El libro de polifonía nº1 de la Catedral de Sevilla (E: Se; Ms1). Edición completa de música para el Rito de la Salve. Obras de Josquín des Prez, Pedro Escobar, Pedro Fernández, Jachet de Mantua, Nicolás Gombert, Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero y Rodrigo de Ceballos. Sevilla, El autor, 2003. Y para el estudio véase: SUÁREZ MARTOS, Juan María: El Rito de la Salve en la Catedral de Sevilla durante el siglo XVI. El Autor, 2003. (2ª edición en prensa).

145 Véase: ACS. Sección IV: Fábrica nº 74. Año 1555, f. 12v. No sabemos si el libro presentado por Guerrero al cabildo en mayo de 1554 es este mismo o se trata de otro códice, por cómo está expresada la cita parece tratarse de otro códice, véase: ACS: Sección I nº 22, f. 110r.

146 Dicho códice aparece en el inventario de 1825 (nº 1), se indica además que estaba en la capilla de la Antigua y se conserva actualmente con la signatura Ms 5, se trata de un códice manuscrito sobre pergamino de 32 folios que contiene una misa y una Salve Regina, además de otras obras, substituyó por tanto también al actual Ms 4 que desde 1637 había abastecido de las partes del ordinario de la Misa, Alleluias y motetes al servicio de la Misa de los sábados en esta capilla. Es de destacar que Arquimbau escribe las mismas obras que ya aparecían en el Ms 4.

147 En el seguimiento a través de los inventarios tenemos que aparecen en el de 1588 (nº 25), 1603 (nº 22), en el inventario de 1618 (nº 19), en los de 1618borr y 1644 no aparece, Monserrat indica en 1724 que estaba bien tratado, en el inventario de 1825 tampoco lo encontramos probablemente porque en esta fecha ya no solía interpretarse.

148 Parece tratarse de Alexandro Aguiar, compositor portugués que estuvo al servicio de Felipe II y del cual se sabe compuso unas lamentaciones, falleció en el año 1605.

149 Parece tratarse de Juan Antonio Jaque, autor relacionado con la música de danzas.

150 Vincenzo Rufo, compositor italiano (1510-1587).

151 Aunque Monserrat solo indica el nombre, se trata de Cipriano de Rore, compositor italiano (1516-1565).

152 Se trata de Franceso Rosselli, (o también conocido como François Roussel) c. 1510-1577p., compositor francés cuyo nombre aparece a menudo de forma italianizada.

153 La obra profana “Mi ofensa”, de Francisco Guerrero se encontraba en este códice, obra muy conocida porque fue publicada por Guerrero, puede verse su transcripción en notación moderna en: GARCÍA, Vicente / QUEROL GAVALDÁ, Miguel: Canciones y villanescas espirituales. (Primera Parte, a cinco voces). Barcelona: CSIC, 1982, pp. 50-56 (Reimpresión). Para consultar las fuentes donde aparece dicha obra véase: LAMBEA, Mariano: Íncipit de Poesía Española Musicada ca. 1465-ca. 1710. Madrid: Sedem, 2000, p. 201.

154 Véase: RUIZ JIMÉNEZ, Juan: Cinco canciones para ministriles. Francisco Guerrero (15281599). Madrid: Alpuerto, 1999.

155 Conservamos códices con música para ministriles del s. XVI: el manuscrito de la Biblioteca Manuel de Falla: GranMF 975, véase: CHRISTOFORIDIS / RUIZ JIMÉNEZ: “Manuscrito 975 de la Biblioteca de Manuel de Falla: una nueva fuente polifónica del siglo XVI”. En: Revista de Musicología, nº 17, 1-2, Año 1994, pp. 205-236. El manuscrito número uno de Lerma y el Lerma Codex, para más información sobre estos dos véase: KIRK, Douglas: Churching the Shawims in Renaissance Spain: Lerma, Archivo de San Pedro Ms. Mus.1. Montreal, 1993. Tesis doctoral. Y el libro de coro nº XIX de la Catedral de Puebla (Puebla C 19).

156 Los inventarios de 1588 y 1603 no hacen referencia alguna a un códice para instrumentos, es probable que la referencia nº 12 del de 1588 este haciendo referencia al libro de misas de Francisco Guerrero para los ministriles que sabemos que presentó al cabildo en el año 1572. El de 1618borr indica la presencia de un libro para los instrumentos que estaba viejo (nº 32), el inventario de 1644 indica un códice para los ministriles del maestro Guerrero (nº 35) pero de coloquios no de misas, por lo que tampoco podemos asegurar la correspondencia. Monserrat indica que era un códice de pequeño tamaño, y a partir de esta fecha no tenemos más referencias.

157 Varios musicólogos han afirmado que la Catedral de Sevilla formó una plantilla fija de ministriles en el año 1526, pero en los libros de fábrica no aparecen los pagos correspondientes hasta el año 1528, por lo que fue realmente en esta fecha cuando el proyecto se convirtió en realidad. En los años siguientes el cabildo se cuestionará la conveniencia o no de esta plantilla. Juan Ruiz indica en su artículo sobre “Ministriles extravagantes” que “entre 1541 y 1546, parece ser que se les despidió”, efectivamente la plantilla de ministriles fue despedida por completo por mandato capitular de 23 de Noviembre de 1545: “Este dicho día los dichos señores platicando en razón de la mucha necesidad que padese la fábrica por los muchos salarios eçesivos que paga los dichos señores, botando por botos bervales por mayor parte, mandaron que se de licencia a los ministriles de esta santa Iglesia y se tengan por despedidos y les paguen todo de lo que se les debe y que se notifique al mayordomo y contadores.” (Véase: AC Año 1545, f. 261v). Pero muy pronto el cabildo comenzó a dar señales para la incorporación de la plantilla que a ciencia cierta sucedió en el año 1555, pero que ya en 1553 un acta capitular indicaba su necesidad. (AC Año 1553, f. 56v = Stevenson nº 274).

158 Véase: RUIZ JIMÉNEZ, Juan.: “Ministriles y extravagantes en la celebración religiosa”. En: Políticas y prácticas musicales en el mundo de Felipe II. Colección Música Hispana nº 8. Madrid: ICCMU, 2004, p 233.

159 Villegas dice así: “La procesión se haze con sus quatro estaciones a canto llano, sin contrapunto, todo de espacio. Y el preste dice los responsos rezados pro defenchi en cada estación y dicho el verso de cada una cantado de la fiesta por los caperos o entonadores como suelen, la differencia que ay destas fiestas a otras menores es que, acabado el verso en cada estación, tañen un verso los ministriles que van en la procesión para esto. El segundo responso es Felix namquae, comiénçanlo los seises delante de la capilla del Antigua con los cetros, prosigue el canto llano, cantan el verso delante de nuestra señora de los Remedios y la repetisión los ministriles, no hay Beatus est cantado aunque el preste lo reza. El último responso es el que señala el processionario, la antíphona última es conforme la fiesta en nona, el principio el sochantre tañe el órgano grande hasta que comiença dentro el cabildo en el choro y lo demás tañen los ministriles detrás del atril grande, dicen los versos en el altar del día dos seises y el preste la orasión del día al lado de la epístola, y si es de pontifical el prelado en su silla en el altar.”

160 Véase: ACS Sección III: Liturgia, nº 66.

161 “En las procesiones los días de primera clase que son los mensionados en el número [ ] y el día segundo de Resurrección, segundo de Pentecostés si ay procesión y el día de san Estevan y San Juan evangelista, tocan los ministriles la repetición de el responsorio después de el verso en todas quatro naves.”

162 “El día de la Asumpción de Nuestra Señora canta la música en la capilla de los Reies un motete mientras incensan a Nuestra Señora y acavada la orden tocan los ministriles un poco y la música prosigue cantando hasta llegar la procesión a la calle de Placentines donde, mientras incenssian a Nuestra Señora, cantan al principio de la Salve Regina y acabada la oración tocan los ministriles hasta llegar a la voca de la calle de Génova donde la mússica canta otra cláusula de la dicha antíphona Salve Regina y la oración. Acavada buelben a tocar las chirimías o ministriles hasta llegar a la puerta de San Miguel donde buelbe la música a cantar otra cláusula la última de la dicha antíphona y aquí tocan un rato los ministriles.”

163 ACS Sección II: Mesa Capitular. Libro nº 1478.

164 Libro Blanco, tomo III, f. 5v-6r. Libro Blanco nº 1478. f. 50r.

165 Durante los siglos XIX y XX, se imprimirán bastantes códices con música del Renacimiento, uno de los compositores mejor representados será Palestrina, por ejemplo la misa Iste confesor y la misa Brevis fueron impresas en 1853. Para más información véase: PERKINS, Leeman L.: La Renaissanse et sa musique au XIX siècle. Tours: CESR, 2004.

166Concretamente las referencias 15-19 parecen indicar las misas contenidas en dicho códice, ver el apéndice correspondiente.

167 En el catálogo de libros de polifonía se indica el 1813.

168El cotejo de inventarios es complicado, las posibles correspondencias son las siguientes: en el inventario de 1603 se indica en el nº 24 la presencia de un libro manual de salmos, pero se indica que es de papel, por lo que su contenido fue copiado posteriormente en pergamino o se trata de dos libros distintos, en el nº 33 del inventario de 1618 se indica la presencia de un libro de salmos sin música para cantar al órgano, el nº 28 del de 1644 podría hacer mención a estos dos libretes, pero también podría referirse al tercer juego de libretes que a continuación describimos, en todo caso después de 1724 no tenemos más referencias.

169 También podría corresponderse con el nº 35 del inventario de 1644, pero no es muy probable.

170 Algunas de las letanías que aparecen catalogadas anónimas podrían ser copias de este librete.

171 Si hacemos un seguimiento de este juego, aparece después de 1588, en el nº 29 de 1603, nº 25 ó 39 en el de 1618borr, nº 26 en el de 1618, y nº 26, 27 ó 32 en el de 1644. En el Archivo de la Catedral de Sevilla (a la espera del completo inventariado) solo tenemos constancia de un librete suelto de Guerrero, se trata del libro correspondiente al cantus de su Motecta Francisci Guerreri In Hispalense Ecclesia publicado en Venecia en el año 1570. Para una mayor descripción véase: GONZÁLEZ BARIONUEVO, Herminio: Francisco Guerrero. Op. cit, p. 621.

172 En el inventario de 1603 (nº 28) se indica ocho libros de motetes de diferentes autores pero en papel. El de 1618borr (nº 26) también menciona ocho libros en papel, e igualmente el de 1618 (nº 25).

173 Y tal vez sirvió de fuente para la composición de esto libretes.

174 Andrés de Villalar fue maestro de capilla en Córdoba (1563-1566), luego pasó a Burgos (15661572) y a Valladolid.

175 Concretamente falta un cuaderno gemelo al existente que contendría las voces que faltan.

176Cf. GONZÁLEZ BARRIONUEVO, Herminio: Francisco Guerrero. Op. cit, pp. 618-619.

177 La indicación de “coloquio” hace referencia a una alternancia interpretativa entre dos o más grupos, en los inventarios históricos aparecen varias veces esta indicación, por ejemplo en el de 1603 (nº 27), habla de “coloquios y motetes” por lo que establece una clara distinción entre estos dos términos.

 

Conforme a los estándares
XHTML 1.0 · CSS 2.1 · WAI-AA